Vodafone quiere cobrar hasta a los muertos

La compañía sigue pasando facturas a una anciana que murió en diciembre

1070
Sede de Vodafone en Madrid. WIKIPEDIA
Sede de Vodafone en Madrid. WIKIPEDIA

Vodafone pretende cobrar facturas de móvil correspondientes a diferentes meses de este año a una anciana que falleció en diciembre de 2016 y cuya hija dio de baja el contrato por vía telefónica antes de que terminase dicho año. La amenazante reclamación a través de Intrum Justitia, una empresa de recobro, iba a nombre de la anciana fallecida. La hija se queja además del trato desconsiderado e impertinente por parte de empleados de esta empresa, trato que hemos comprobado personalmente.

Soledad, (nombre supuesto), es la hija de una anciana usuaria de Vodafone que falleció el 22 de diciembre de 2016 en una ciudad del norte de España. Soledad se ha dirigido a nuestro periódico para denunciar que, pese a haber dado de baja telefónicamente la línea de su madre con fecha 26 de diciembre, la compañía ha seguido facturando y ahora le llega una reclamación de Intrum Justitia, una empresa de recobro, por impago de 49,54 euros, correspondientes a mensualidades de febrero, marzo y abril de 2017. “Yo di de baja el teléfono de mi madre por la misma vía que lo di de alta, haciendo una llamada telefónica –dice Soledad-. En Vodafone empezaron a ponerme pegas y a decirme que tenía que presentar el certificado de defunción. Me negué a hacerlo, en primer lugar, porque para dar de alta la línea no tuve que presentar ningún certificado que dijese que mi madre estuviese viva, y en segundo lugar, porque un certificado de defunción es un documento íntimo de la familia que no tengo que compartir con nadie, y menos con una empresa telefónica”.

Soledad explica, además, que en esos momentos de dolor, recién fallecida su madre, y teniendo que regresar a su domicilio habitual y reincorporarse a sus ocupaciones –ella vive y trabaja en otra región española, a casi mil kilómetros de distancia- “en lo que menos piensas es en atender la absurda burocracia de una compañía telefónica que no pone ninguna pega para contratar una línea, pero las pone todas para cancelarla”.

UNA CARTA INACEPTABLE

La hija y heredera de la vivienda donde residía su madre regresó a principios de enero a la ciudad del sur donde vive, en la confianza de que el asunto había quedado resuelto con las llamadas que efectuó a Vodafone dando de baja la línea de la anciana. Pero el pasado mes de julio, otra persona que le recoge el correo en la ciudad le hizo llegar una imperativa carta de Intrum Justitia, en la que se le amenaza con acciones judiciales y embargos si no abona en un plazo de dos días la cantidad referida.


La hija dio de baja el contrato por vía telefónica.


“La carta, fechada el 24 de julio de 2017, va dirigida a mi madre –explica Soledad- y desde el principio empieza en un tono insolente y desconsiderado, impropio de una entidad que se precie de buena educación y menos en el tiempo en que vivimos. El párrafo inicial es de antología, pues dice que “debido al desinterés por regularizar la situación contractual que le une con nuestro cliente VODAFONE España…” Mi madre está muerta. Ese es su desinterés. ¡Es indignante! Y luego vienen una serie de amenazas del tipo “solicitaremos el total embargo de sus bienes e ingresos”, que si mi madre estuviera viva y la hubiese leído, le habrían dado un susto de muerte”.

Soledad se queja, además, de la infracción que supone que VODAFONE haya facilitado a Intrum Justitia los datos de su madre sin consentimiento de nadie, lo cual infringe la normativa sobre protección de datos. De todos modos, “en cuanto llegó esa carta a mi poder a principios de agosto, llamé a Intrum Justitia para informar de que tenía que haber un error, porque mi madre había muerto el 22 de diciembre y yo había dado de baja su móvil pocos días después –informa Soledad-. Pero en esa empresa, un operador muy desagradable insistió en que pagase, diciendo que a él no le interesaba nada más. Yo estaba dispuesta a pagar en el caso de que el importe correspondiese a alguna factura anterior al fallecimiento. Pero mi indignación fue mayúscula cuando se me informó de los importes y las fechas de las facturas: 19,01 euros, 19,01 euros y 7,42 euros, correspondientes a los meses de febrero, marzo y abril, es decir, de períodos varios meses posteriores al fallecimiento de mi madre”.

“NO VOY A PAGAR”

Soledad, conocedora de nuestra sección STOP.ABUSOS –que para eso está- se puso en contacto con PROPRONEWS y nos denunció el caso. Uno de nuestros periodistas intentó contrastar la información con Intrum Justitia. Para ello, llamamos al número de teléfono de la entidad y preguntamos por Juan Monge, el abogado que firma la carta recibida por la denunciante. Pero fue inútil, nunca estaba. Pese a que uno de los operadores nos informó que si la usuaria les autorizaba verbalmente a darnos información, él nos la facilitaría, cuando esta autorización se produjo y volvimos a llamar, ya no fue posible aclarar nada con ninguno de los otros dos operadores que nos atendieron, y que también se manifestaron en un tono inaceptablemente desconsiderado, impidiendo que contrastáramos la información facilitada por Soledad y que verificásemos si los importes citados corresponden a facturación de meses posteriores al fallecimiento, pues se negaron a aclararnos nada.

Una de las sedes de Intrum Justitita en el mundo. WIKIPEDIA
Una de las sedes de Intrum Justitita en el mundo. WIKIPEDIA

La señora que nos ha denunciado este asunto asegura que no va a pagar en ningún caso y que, ante las amenazas de Intrum Justitia de llevar el asunto a los tribunales, les ha animado a que lo hagan, “para demostrar de qué manera arbitraria e injusta actúan la compañía telefónica e Intrum Justitia”. Las redes están plagadas de casos y denuncias similares en relación con esta y otras empresas de recobro, que se valen de ese estilo amenazante para amedrentar a personas que muchas veces son víctimas de errores o prácticas abusivas de las compañías, como ocurre en este caso.


Impertinente y desconsiderada atención de Intrum Justitia, la empresa de recobros.


Como información adicional, diremos que Intrum Justituia es una multinacional sueca que tiene más de cuatro mil empleados en veinte países y se presenta como “empresa líder en Servicios de Gestión de Crédito”. Imaginamos que en otros países actuarán de forma más educada e inteligente que aquí.

El impertinente requerimiento remitido a la anciana siete meses después de fallecer. PROPRONEWS.
El impertinente requerimiento remitido a la anciana siete meses después de fallecer. PROPRONEWS.