Vara y Page, surfeando en la ola de Pedro Sánchez

Traicionaron al secretario general y ahora se ufanan de unas mayorías absolutas que hubiesen sido imposibles si no se hubiesen plegado a sus designios

367
PROPRONews
PROPRONews

El sábado tomó posesión Emiliano García Page como reelegido presidente de Castilla-La Mancha y días atrás hizo lo mismo Guillermo Fernández Vara en Extremadura. En actos que contaron con el arropamiento de diversos ministros del Gobierno central y, por tanto, del presidente Sánchez, ambos dirigentes socialistas se mostraron muy ufanos y orgullosos por las dos mayorías absolutas conseguidas en sus territorios, como si ellos fuesen los artífices de las mismas. Pero su triunfo no hubiese sido posible si hubiesen seguido por el camino que emprendieron contra Pedro Sánchez, de quien, en realidad, es la victoria de ambos y a quien se la deben en primera instancia.

La política da muchas vueltas y, muchas veces, vueltas inexplicables, incluso indignas. En política, los que ayer decían una cosa hoy dicen otra, y los que ayer atacaban a un dirigente hoy le hacen la pelota y se acomodan a su sombra. Dos barones socialistas se significaron no hace mucho tiempo contra un Pedro Sánchez traicionado que parecía estar en sus horas últimas. Emiliano García Page y Guillermo Fernández Vara pasearon durante meses por los medios de la derecha mediática –radios, periódicos y televisiones- su inquina contra Pedro Sánchez, escenificando una traición –suya y de los demás que todos sabemos- con la que creyeron haber acabado con el defenestrado secretario general.


Susana Díaz es la prueba viviente de que ellos no hubiesen conseguido nada si hubiesen seguido enfrentados a Pedro.


Todo salió al revés de lo que ellos –y la torpe hueste de la que formaban parte, encabezada por esa lumbrera de Susana Díaz- habían planeado y Pedro no solo arrasó en las primarias socialistas, sino que luego conquistó la presidencia del ejecutivo mediante una moción de censura que nadie esperaba, y más tarde ganó las elecciones generales dejando noqueados a todos sus rivales, estando ahora a la espera de formar gobierno o de volver a convocar nuevas elecciones, en las que seguramente arrasará.

A muchos socialistas de base que no pueden olvidar las puñaladas traperas de la cuadrilla de la que formaban parte Vara y Page se les atragantan hoy las imágenes de ambos barones resucitados por el oxígeno sanchista, aunque ellos crean que lo que acaban de lograr lo han conseguido por méritos propios. Vara y Page eran dos surfistas al borde del naufragio que únicamente han podido remontar y volver a ganar gracias a la ola de Pedro Sánchez. Si alguien lo duda, ahí está la prueba en carne y hueso que representa Susana Díaz, que ha dejado de existir políticamente precisamente por enfrentarse y traicionar al secretario general. Si Vara y Page hubiesen hecho lo mismo después de la primera traición, es decir, si hubiesen persistido en sus papeles de Judas en lugar de volver a la casa paterna y plegarse a los designios de Pedro, hoy estarían tan acabados como Susana. Porque quienes echaron a la lideresa fueron los militantes y los votantes socialistas andaluces que rechazaron su comportamiento con Sánchez, los mismos militantes y votantes socialistas que en Extremadura y en Castilla La Mancha hubiesen actuado de igual manera con Vara y Page si hubiesen persistido en seguir ese ejemplo.

DEBERÍAN ESTAR AGRADECIDOS A PEDRO

De modo que, en vez de enorgullecerse de su reciente éxito electoral, lo que deben hacer Vara y Page es estarle agradecidos a Pedro Sánchez, que los perdonó y los reintegró en el prometedor staff, y sin el cual, hoy estarían mascando la misma y amarga arena que mastica Susana.

Entre los fieles de uno y de otro, entre los paniaguados que les bailan el caldo y viven de eso, habrá quien niegue que lo que digo es cierto y que ambos han ganado las mayorías absolutas en sus territorios porque son unos artistas. Solo puedo decir, como ejemplo de lo equivocados que estaban cuando traicionaron a Pedro Sánchez y de lo “inteligentes” que han sido al volver al redil sanchista a raíz de la victoria de este en las primarias, que lo que aseguraban en aquellos momentos y lo que dicen ahora son las dos orillas de un abismo de coherencia y de dignidad. Por ejemplo, Guillermo Fernández Vara decía entonces cosas como estas, lo que además prueba su extraordinaria capacidad profética: “(Pedro Sánchez) descubrió que aunque perdiera elecciones podría seguir de secretario general”; o “ese es el drama de PSOE, que así dirigido nunca ganará a quien le tiene que ganar, aunque me gane a mí (las primarias)”; o “esta Dirección ha renunciado a ganarle a quien le tiene que ganar”. Y entonces, él y los demás consumaron la traición y, acto seguido, Pedro Sánchez arrasó en las primarias, ganó la moción de censura y ganó las recientes elecciones generales, obteniendo casi 40 diputados más de los que tenía.

Por eso, porque son dos surfistas que solo se mantienen en la cresta de la ola gracias a que el sanchismo ha vuelto a insuflar fuerza al PSOE, Vara y Page deberían mostrarse menos ufanos de sus recientes victorias electorales y reconocer, incluso públicamente, que sin el cobijo y la ayuda de Pedro Sánchez eso no hubiese sido posible. Susana Díaz es la prueba.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTROS ARTÍCULOS

Badajoz: el franquismo ha vuelto

De MadriX a BadavoX

Vara y el deber

Vara, de enemigo a pelota de Pedro Sánchez

El viraje pedrista de Vara y otras complicidades

Vara, exministro virtual de España

La dudosa regeneración de Juanma Moreno

Clamoroso repudio de las bases a las viejas glorias insolidarias con el PSOE

Mezquino desplante de destacadas figuras socialistas a su propio partido

De la sinrazón a la incoherencia

¿Por qué le teme Susana Díaz al 3%?

Las 7 vidas de Pedro Sánchez

Susana, desigual y nada cooperativa

La rebelión de los torpes

Vergonzoso trato a militantes a las puertas del congreso del PSOE-A

Page, la incoherencia del traidor

¿Quién teme a Susana Díaz?

“No nos fiamos de Vara”