Vara, de enemigo a pelota de Pedro Sánchez

Sin el menor pudor, el presidente extremeño agasaja ahora a quien traicionó y a quien tanto denostó

2030
Pedro no dejó de sonreír en ningún momento. (Tomada de TWITTER)
Pedro no dejó de sonreír en ningún momento. (Tomada de TWITTER)

Quienes consideran que la coherencia es una cualidad de las personas íntegras asisten perplejos al giro copernicano que ha dado Guillermo Fernández Vara en su relación con Pedro Sánchez. De traicionar a su secretario general y de ponerle a caer de un burro durante meses en todos los medios que le dieron acogida, incluidos los más reaccionarios, ha pasado a agasajarle ahora con la honra máxima, como es tenerle de invitado de honor en la entrega de las Medallas de Extremadura, el acto de mayor relevancia institucional anual en la región.

Que Guillermo Fernández Vara hace tiempo que perdió el norte lo saben muchos ciudadanos y votantes y militantes socialistas de Extremadura y de fuera. Últimamente tenemos dos nuevas pruebas de esta certeza. Por un lado, la concesión de la Medalla de Extremadura –él, que es un presidente que representa a un Estado laico, y además, un presidente socialista, es decir más obligado aun a la laicidad- al colegio jesuita de Villafranca de los Barros (Badajoz), donde él estudió. ¡Qué casualidad! Y, por otro, la invitación a Pedro Sánchez, como invitado de honor a juzgar por el recibimiento y el tratamiento dado al secretario general socialista, al solemne acto de entrega de las Medallas de Extremadura, la más elevada ocasión de honra que tiene lugar cada año en esa región.


Ha tenido a Pedro Sánchez de invitado de honor en la entrega de las Medallas de Extremadura.


Si lo primero –la concesión y entrega de la medalla a su propio colegio religioso, sin atender los requerimientos en contrario de los sectores progresistas, laicos y educativos públicos de Extremadura- ha sido un verdadero dislate, lo segundo no le va a la zaga. En primer lugar, nadie entiende que a un acto institucional invites al líder nacional de tu propio partido. Como representante de todos los extremeños, Fernández Vara organiza un acto que no debe contaminarse con tintes partidistas que pueden ofender a los militantes y votantes del resto de los partidos de la región. Por eso cualquier queja del PP, de Podemos y de otros partidos extremeños en este sentido están más que justificadas. Como lo está, en el caso de la concesión de la Medalla a un colegio religioso católico, o de la frecuente presencia pública de Vara en numerosos actos religiosos católicos, el malestar de los creyentes del resto de religiones existentes en Extremadura, ciudadanos de cuyos bolsillos también sale el sueldo que cobra Vara, que es presidente asimismo de todos ellos aunque no lo parezca, pues nunca se le ha visto visitar una mezquita o una sinagoga.

SIN PUDOR

Y ahora, en un gesto impudoroso sin precedentes, Vara ha tenido de invitado de honor en la entrega de las Medallas de Extremadura al renacido secretario general del nuevo PSOE,    Pedro Sánchez, a quien sentó a su derecha en el sitio de honor de la presidencia del acto pese a no ostentar ninguna representación institucional, lo que vuelve a dar idea de su incoherencia y del sentido patrimonialista que Vara tiene de lo público. Imaginamos que Pedro se lo pensó cuando le llamó Vara para invitarle. No podía negarse, sin embargo, en unos momentos de reconstrucción del partido en los que tiene que templar gaitas incluso con los adversarios. Por otra parte, negarse hubiese podido interpretarse como una cobardía por su parte o un desaire a Vara. De modo que, según fuentes de la militancia socialista consultada, aunque el asunto no ha gustado entre las bases, Pedro Sández ha hecho bien aceptando la invitación. Un militante socialista que además es historiador nos ha puesto un ejemplo muy gráfico: “Antiguamente los vencedores de las batallas se paseaban después triunfantes por el campo enemigo. La permanente sonrisa de Pedro en Mérida lo decía todo”.

Vara colocó a Pedro a su derecha, en el sitio de honor de la presidencia del acto. (Tomada de HOY)
Vara colocó a Pedro a su derecha, en el sitio de honor de la presidencia del acto. (Tomada de HOY)

Lo que no tiene explicación, en cambio, es la actitud de Vara. El presidente extremeño no solo fue uno de los traidores contra el secretario general, sino, además, uno de los voceros enemigos más beligerantes en público y en privado. Yo, que tengo pudor, no voy a hacer público el contenido de las conversaciones de whatsapp que mantuve con Vara sobre ese asunto, desde el 13 de septiembre de 2016 hasta el 21 de mayo de 2017, fecha en que, incapaz de asumir las verdades que yo le decía, me bloqueó; mensajes que le envié cuando yo todavía creía en él y le consideraba mi amigo. Cuando me bloqueó, yo ya había roto con él. Precisamente me bloqueó porque no pudo soportar las verdades que le dije. ¿Cómo fiarte ni considerar amigo a alguien que es capaz de traicionar de esa manera? Lo que sí puedo decir, sin romper el secreto de la literalidad de esas conversaciones privadas, es que Vara denostaba a Pedro y a su equipo sin descanso.

EN TODOS LOS MEDIOS

Pero no hace falta que yo rompa ningún secreto para recordar lo que Vara decía de Sánchez por aquellos días. He aquí unas pocas muestras:

EN OK DIARIO: “Con Pedro Sánchez de secretario general se perseguía a quien discrepaba” (24 febrero 2017) https://okdiario.com/espana/2017/02/24/vara-pedro-sanchez-como-secretario-general-perseguia-quien-discrepaba-778948.

EN eldiario.es: “Se dedicó a dividir al partido y ahora vendrá como el ave fénix” (27 marzo 2017) http://www.eldiario.es/politica/Fernandez-Vara_0_626787385.html.

EN ANTENA3 TV: “Pedro Sánchez trató de blindarse en lo personal antes de ver qué era lo mejor para el partido” (29 marzo 2017) http://www.antena3.com/noticias/espana/fernandez-vara-sobre-sanchez-trato-de-blindarse-en-lo-personal-antes-de-ver-que-era-lo-mejor-para-el-partido_2017032958db6afe0cf2f510fd875aae.html.

EN EL PAÍS: “Cambiar de criterio está en el ADN de Pedro Sánchez” (12 mayo 2017) https://politica.elpais.com/politica/2017/05/12/actualidad/1494579627_314090.html.

EN EL ECONOMISTA: “Vara promete rebeldía…” http://www.eleconomista.es/politica-eleconomista/noticias/8354174/05/17/Vara-ve-muy-complicado-poder-apoyar-activamente-determinadas-decisiones-que-se-tomaran-si-gana-Pedro-Sanchez.html.

EN EXPANSIÓN: “Vara ve complicado apoyar las decisiones de Pedro Sánchez” http://www.expansion.com/extremadura/2017/05/12/59158265268e3e165b8b4661.html.

EN EL CONFIDENCIAL: “Con Sánchez seremos irrelevantes” (16 junio 2017) https://www.elconfidencial.com/espana/2017-06-15/fernandez-vara-sanchez-criticas-psoe-congreso-federal-ejecutiva_1399854/.

Y estas muestras son de las más suaves. Si el lector tiene curiosidad puede encontrar muchas más en Internet, pues hasta la victoria de Pedro Sánchez en las primarias socialistas, prácticamente no había día en que Vara no aprovechase la interesada oferta de los medios más reaccionarios, incluidos los públicos, para desacreditar a su secretario general.

Por eso, otros medios, como EXTREMADURA PROGRESISTA, tituló al día siguiente de la victoria de Pedro: “Vara empieza a arrastrarse ante Pedro Sánchez…” http://www.extremaduraprogresista.com/hojas/39-hojas-parroquiales/24199-vara-comienza-a-arrastrarse-ante-pedro-sanchez.

Bien, pues este Guillermo Fernández Vara es el mismo que ha tenido de invitado de honor a Pedro Sánchez este año en el máximo acto institucional de Extremadura. Todo un papelón del presidente extremeño. ¿Por qué lo ha hecho? Indudablemente porque sabe que el futuro del PSOE –y el suyo propio- pasa por Pedro Sánchez. ¿Hubiera invitado al secretario general si hubiese perdido las primarias? No. ¿A quién hubiese invitado en su lugar? Exactamente. Y claro, así a Pedro no le cabía en Mérida la sonrisa en la cara.