Ricardo Zafrilla Tobarra, Hidalgo de España por la gracia de sí mismo

Su nobleza le viene de su laborioso linaje, su valía personal y su afán de superación

901
Ricardo, caballero de San Jorge, junto al infante Carlos de Borbón-Dos Sicilias, el duque de Alba y el duque de Calabria, entre otros.
Ricardo, caballero de San Jorge, junto al infante Carlos de Borbón-Dos Sicilias, el duque de Alba y el duque de Calabria, entre otros.

Los nobles lo son, o lo eran, por la gracia de Dios o por méritos propios. En la Real Asociación de Hidalgos de España, separados en su registro por menos de cien páginas, hay dos prestigiosos hidalgos que figuran allí por diferentes motivos. Uno es Ricardo Zafrilla Tobarra, inscrito por los méritos de su linaje de tres generaciones de industriales de la cuchillería y por los suyos personales; el otro es el Rey Felipe VI, que lo está por lo otro, es decir, por su “nobleza notoria”.

La admirable historia de Ricardo Zafrilla, cuya primera parte publicamos el día 11 de septiembre (http://www.propronews.com/la-increible-historia-ricardo-zafrilla-tobarra-1/), está llena de aspectos interesantes y muchas veces sorprendentes, como su Carta de Hidalguía obtenida en el año 2000, no mucho después de que el Rey Felipe entrase, como él, en la Asociación de Hidalgos de España; o como su pertenencia a diferentes Órdenes de Caballería, como un moderno y muy cuerdo don Quijote. Porque tal vez la palabra que mejor define a este historiador, catedrático y viajero incansable sea la de caballero, en su sentido más solidario, cortés y español. Sin embargo, sus muchos méritos y su gran preparación no afectan ni un ápice a su sencillez y llaneza en el trato con los demás, y a su profundo sentido de lealtad con sus principios y defensa de los más débiles.


                En el registro de Hidalgos de España figura poco después de Felipe VI.


Gran parte de la vida de Ricardo Zafrilla ha estado entregada a la docencia y a la investigación histórica. Es uno de los mayores expertos en las Universidades Laborales -de las que fue profesor y directivo-, un tipo de centro educativo desaparecido en España, pero que durante décadas jugó un importante papel en la educación de millares de jóvenes. En 1987, cuando tienen lugar las primeras elecciones democráticas docentes, es elegido por sus compañeros para desempeñar la máxima autoridad en la Universidad Laboral de Albacete, como Director y Jefe de Personal durante tres años.

Acto de imposición de la medalla de la Real Liga Naval a Ricardo Zafrilla.
Acto de imposición de la medalla de la Real Liga Naval a Ricardo Zafrilla.

Durante su mandato (1987-1990) imprime un carácter pluridimensional a esta institución educativa, logrando dotarla de las suficientes infraestructuras de las que carecía desde sus inicios: nueva biblioteca, polideportivo con gimnasio cubierto, nuevas instalaciones en cocinas y comedores, sustitución de toda la calefacción central del centro, aumento de las plazas para alumnos residentes, organización y dotaciones a departamentos docentes con la reciente tecnología informática, etc. En definitiva, consigue que se produzca el exhaustivo aprovechamiento de las instalaciones docentes y residenciales, facilitando tanto el acogimiento en las dependencias de la Universidad Laboral a la flamante Facultad de Derecho albacetense, como, también, a la primera escuela de Policías Locales de Castilla-La Mancha, que habrían de compartir este centro educativo con el alumnado genuino de Formación Profesional y Bachillerato.


Es Caballero de varias Órdenes y Medalla de la Liga Naval Española.


Con la colaboración del alumnado realiza trabajos de investigación que son premiados por Ayuntamiento de Albacete, unos, y por la Junta de Comunidades, otros, tales como ordenación del tráfico rodado y balizamiento de la ciudad, primer Concurso de Arqueología Industrial y Científica de Castilla-La Mancha, etc.

PROFESOR Y EXPERTO INTERNACIONAL

Favorece e impulsa, también, la participación del alumnado -de la especialidad de Moda y Confección Industrial de la Universidad Laboral de Albacete- en el orden internacional, con la presencia en centros educativos y empresas especializadas (rama textil) en la industriosa ciudad alemana de Bilifield (Westfalia), siendo recibidos por el alcalde de la ciudad y otras autoridades educativas, noticias de las que se hizo eco el diario Westfalenpost.

En un acto en Alcantarilla, como veterano de las FAS.
En un acto en Alcantarilla, como veterano de las FAS.

A comienzos de la década de los noventa ocupa la plaza vacante de catedrático de Geografía e Historia en el emblemático Instituto de Bachillerato nº 1 “Bachiller Sabuco” de Albacete, abandonando definitivamente la docencia en las Universidades Laborales que, si bien se habían oficialmente extinguido en 1978, no lo es menos que continuaron funcionando en un verdadero galimatías jurídico, administrativo y con diversas nomenclaturas otra década más.


Se doctoró en Historia con la primera tesis realizada sobre las Universidades Laborales.


A finales de la citada década, y dentro de la estructura del Instituto, pasa a desempeñar sus funciones docentes en el Centro para la Innovación y Desarrollo de la Educación a Distancia (CIDEAD); circunstancia ésta, que le permitirá impartir clases lectivas a internos de la Penitenciaria de Albacete obteniendo el conocimiento psico-sociológico, a más del pedagógico, de la desgraciada población reclusa, lo que le llevará a entender, como él mismo confiesa, “el por qué del llamado “síndrome de Estocolmo”.

Otras responsabilidades que desempeña, en su condición de catedrático, son la participación como miembro de tribunal en las oposiciones que se celebran en Madrid, Valladolid, Talavera de la Reina y Albacete, para acceso al cuerpo de Profesores Agregados de Bachillerato y Formación Profesional y Catedráticos de Bachillerato, en calidad de presidente, secretario y vocal.


Su labor docente y académica tiene dimensión y prestigio internacional.


En Hispanoamérica ha investigado en la Fundación Arango del Banco de la República en Bogotá (Colombia); ha impartido conferencias a postgraduados en la Universidad de Los Llanos Occidentales de Barinas (Venezuela) y ha participado en el Congreso latinoamericano de Alta Gerencia Educacional celebrado en La Habana (Cuba).

En 1992, con la Subdirección General de Cooperación Internacional participa en el primer programa de intercambio para el profesorado de la Unión Europea lo que le conduce a conocer “in situ” el modelo educativo de Holanda. Y con la Consejería de Educación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha colabora como asesor pedagógico en Bournemouth (Inglaterra).

Con carácter privado viaja por los cinco continentes, incluidas Australia y Melanesia, y recorre todos los países de la Europa Occidental y parte de la Europa del Este.

El proyecto de creación de la Universidad de Castilla-La Mancha le conduce a investigar otros modelos de acción en diferentes universidades españolas. Las conclusiones de su investigación son publicadas durante varios días de los meses abril y mayo de 1980 en la prensa local (La Voz de Albacete). Posteriormente, el modelo de creación e implantación de la universidad castellano manchega incorporaría gran parte de los paradigmas que él propuso.

CABALLERO E HIDALGO

Sus méritos y circunstancias personales le llevan a ingresar a comienzos de la década de los noventa en la Real Orden de Caballería de Santa María del Puig (Valencia), cuyo Vice-Gran Maestre era en esa época Sabino Fernández Campo, Conde Latores y Grande de España, que fue jefe de la Casa del Rey en el reinado de Juan Carlos I.

Del mismo modo, es nombrado académico de número de la Academia Valenciana de Genealogía y Heráldica.

S.A.R. Don Carlos de Borbón Dos Sicilias, Infante de España y Duque de Calabria, en su condición de Presidente de la Real Asociación de Hidalgos de España, le otorga Carta de Hidalguía por reunir de forma fehaciente los requisitos exigidos en la Real Cédula promulgada por el rey Carlos III de España, con fecha 18 marzo 1783, pasando así, a formar parte, con todos los derechos y deberes, de los Hidalgos de España, figurando en el tomo III, pág. 443, del registro de dicha institución, donde se recoge textualmente:

D. RICARDO ZAFRILLA TOBARRA. Vecino de Albacete. Exp. núm. 5.711, aprobado por la Junta de Probanza en su Sesión de 23 de febrero de 2000. Justificación del ingreso: Por haber mantenido su linaje una industria durante tres generaciones, con Nobleza por tal circunstancia, sin perjuicio de la de sangre que pueda corresponderle.

Tan sólo cinco años antes, el actual rey de España figura en el citado tomo, pág. 375, de la siguiente manera textual:

S.A.R. El Serenísimo Señor Príncipe de Asturias D. FELIPE DE BORBÓN Y SCHLESWIG-HOSTEIN-SONDERBUR-GLÜCKSBURG. Vecino de la Zarzuela, Madrid. Exp. núm. 5.438, proclamado por la XLIII Asamblea en su sesión de 4 de octubre de 1995. Justificación del ingreso: Nobleza notoria

Basílica de la Merced (Barcelona). Ricardo Zafrilla es hecho caballero de la Orden de San Jorge por el infante Carlos de Borbón.
Basílica de la Merced (Barcelona). Ricardo Zafrilla es hecho caballero de la Orden de San Jorge por el infante Carlos de Borbón.

Posteriormente, en la primavera de 2012 en la Basílica de Nª. Sª. de la Merced de Barcelona, en solemne acto de investidura, Ricardo Zafrilla ingresa como Caballero de mérito en la Sacra y Militar Orden Constantiniana de San Jorge.

Ingresa también como Caballero en las Órdenes de Fernando III El Santo y en la de Fernando de Antequera, siendo ponente en los actos del centenario de la batalla de Las Navas de Tolosa, disertando sobre las consecuencias histórico-políticas de dicha contienda.

En la Real Liga Naval Española, de la que forma parte, se le concede la distinción de Caballero del Ancla de Bronce de dicha entidad, por sus méritos, colaboración y difusión en las actividades de la misma. Igualmente recibe la Gran Cruz al mérito académico de la Academia Internacional de las Ciencias, Tecnología, Educación y Humanidades.

En 2014, estando ya jubilado, es seleccionado y nombrado por la Universidad Politécnica de Barcelona como presidente de un tribunal formado por doctores arquitectos para juzgar y calificar una nueva tesis doctoral sobre la arquitectura de las Universidades Laborales.

En 2015, en la Universidad Camilo José Cela de Madrid recibe el reconocimiento a sus 45 años dedicados a la labor docente y se le impone la Medalla Cultural de la Real Liga Naval Española.

En 2017, con ocasión del 310 aniversario de la Batalla de Almansa tiene lugar en la citada localidad un Congreso con participación de historiadores de seis universidades. La Real Hermandad de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil participa con la conferencia inaugural, que corre a cargo de Ricardo Zafrilla, en su doble condición de historiador y miembro de la hermandad militar.

HISTORIADOR

Respecto a su pensamiento sobre las Universidades Laborales, debe ser considerado de indudable valor y prestigio en unas instituciones –señala- “nunca bien conocidas, por la escasez de estudios tanto de ámbito nacional como sectorial y, en algún caso denostadas (hasta el propio Tierno Galván habría de cometer un grave error de desconocimiento acerca de ellas), pocas veces analizadas y, en el mejor de los casos, desde la parcialidad política, con el resultado de injustas detracciones o alabanzas inmerecidas, junto con un importante vacío bibliográfico lo que me ha llevado a la investigación de las mismas y a participar en actividades y coloquios sobre las mismas”.

El resultado de este quehacer investigador se refleja en la que fue la primera tesis doctoral sobre las Universidades Laborales, que él realizó, abarcando la totalidad del período histórico en que nacieron, se desarrollaron y extinguieron. Con dicha tesis logró la calificación de sobresaliente “cum laude” y la Universidad de Castilla-La Mancha la publicó.

A partir de la misma, profesores de las universidades de Salamanca, La Coruña, Granada, Valencia, Sevilla y Barcelona le toman como referencia y solicitan su colaboración para dos nuevas tesis doctorales y cuatro monografías.

“Es de justicia –dice Ricardo Zafrilla- evocar al historiador griego Polibio, cuando hace ya dos mil años, consideraba inexcusable el conocimiento del pasado histórico para el normal desarrollo de las sociedades presentes y futuras:“…ninguna educación es más apta para los hombres que el conocimiento de las acciones pasadas (…) la instrucción y ejercicio más seguro en materia de gobierno, es la enseñanza a partir de la historia” (Historias, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid, 1972 libro 11, capítulo I). Tampoco puedo omitir la cita de Collingwood:“La materia de conocimiento de la historia no es el pasado como tal, sino aquel pasado del que nos ha quedado alguna prueba de evidencia” (Idea de la historia, México, FCE (1952); y las Universidades Laborales están evidenciadas tanto por las huellas arquitectónicas que han dejado en la geografía española, como por el rastro cultural que imprimieron al medio millón de alumnos que pasaron por sus aulas”.

Tiene razón. Y veinticinco años consecutivos como docente en las Universidades Laborales, ejerciendo en cinco de las diecisiete comunidades autónomas del Estado en las que se localizaban estos centros, tras ganar las correspondientes oposiciones a todos los grupos de la Escala Docente, le suponen a Ricardo Zafrilla una experiencia nada desdeñable.

“Hoy, independientemente de cualquier resultado de mi quehacer histórico, puedo cantar bien alto que jamás me quitaron, ni podrán quitarme, “lo bailao”, esto es, la vida y la satisfacción del deber cumplido”.

Hoy Ricardo vive solo en un hermoso lugar de la costa oriental española, asomado al Mediterráneo. Y PROPRONEWS se honra en contar con él como colaborador a partir de ahora, con estupendos y documentados artículos históricos y crónicas de sus frecuentes viajes por el mundo.