El repunte de la criminalidad desborda a Zoido

El ministerio escamotea estadísticas negativas mientras crece la alarma social por el aumento de la delincuencia

265
La criminalidad repunta en España por pimera vez en diez años. RTVE
La criminalidad repunta en España por pimera vez en diez años. RTVE

El notable incremento de la delincuencia que experimenta España últimamente está creando una creciente alarma social. Los niveles de criminalidad aumentan de manera general y se disparan en algunas comunidades, como Madrid. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y su cúpula ineficiente, desbordados por la situación, intentan escamotear las estadísticas, ocultando el repunte de la criminalidad en el último año.

Últimamente, y bajo un gobierno como el del PP, tan proclive a anteponer la seguridad a la libertad –basta ver la incalificable “ley mordaza”, lo que representa un doble fracaso de su política también en esta materia consustancial a su genética autoritaria– asistimos a un aumento creciente de la criminalidad en España. Cada vez son más numerosos los casos de robos con fuerza, asaltos a domicilios incluyendo agresiones sexuales a las propietarias, graves enfrentamientos entre pandillas violentas, ataques de menores violentos a ciudadanos indefensos incluso con resultado de muerte, como está ocurriendo en Bilbao, proliferación de los narcopisos y todo lo que eso conlleva, como sucede en Barcelona y otras ciudades, asesinatos que se disparan en algunas comunidades, como Madrid, y un aumento de toda clase de delitos. Todo ello ha terminado por desbordar las capacidades de la cúpula de Interior, tan bisoña e ineficiente para lidiar con problemas menos complejos que estos, como vimos, por ejemplo, en los gigantescos atascos automovilísticos de las pasadas Navidades, motivados por la falta de previsión y la nefasta gestión gubernamental más que por las nevadas.


Los hachazos del PP a las plantillas es la causa del empeoramiento de la seguridad ciudadana, según el SUP.


ESCAMOTEO

Eldiario.es publicaba días pasados que “Interior esconde el primer aumento de la criminalidad en una década”. Según la información difundida por este medio, “la cifra de delitos por cada mil habitantes creció 7 décimas en 2017”, primer repunte registrado en los últimos diez años.

El aumento es significativo por tres razones. Primero, porque en términos reales –y no solo porcentuales- el aumento es notable. Segundo, porque el ministro hurta ahora este dato a la opinión pública. Y tercero, porque el propio ministro del Interior presentó la reducción de 5 décimas de 2016 como “otro hito en la lucha contra el delito”, según informa el citado periódico. “Coincidiendo con este cambio de tendencia –señala dicho medio-, la tasa de criminalidad ha desaparecido de los balances del Ministerio del Interior, que ha dejado de organizar comparecencias de su titular para informar de la misma y de enviar notas de prensa”.

Desde que repunta la criminalidad el ministro no comparece. RTVE
Desde que repunta la criminalidad el ministro no comparece. RTVE

AUMENTO SIGNIFICATIVO

La buena trayectoria de descenso del número total de delitos denunciados y, por tanto, de la tasa de criminalidad, que desde 2008 venía representando un descenso anual continuado de ambos indicadores, se quebró en 2017. El año pasado, según los datos suministrados por el propio ministerio, el número total de delitos en España fue de 2.045.787, superando en 36.097 delitos los registrados en 2016, lo que representa un incremento de la tasa de criminalidad de 0,7 puntos.

El aumento es especialmente preocupante en comunidades como Baleares (5,9% de aumento), Cataluña (4,5%), Canarias (2,9%), Murcia (2,7%), Cantabria (2,6%) y Madrid (2,1 %).

Precisamente en esta última región, Madrid, la situación ha empeorado en los primeros meses de 2018, especialmente en cuanto a los delitos más graves como son los homicidios. Hasta el día 11 de abril de este año, los asesinatos cometidos en Madrid fueron 16, cinco más que los registrados en el mismo período del año anterior, lo que representa un aumento de casi el 50 %.


El PP ha eliminado desde 2011 más de 25.000 plazas de policías nacionales y guardias civiles.


REDUCCIÓN DE EFECTIVOS

Pese a todo, España sigue siendo uno de los países más seguros de Europa y del mundo. En nuestro continente, solo Grecia y Portugal tienen una tasa de criminalidad inferior a la nuestra. Pero esta situación puede deteriorarse si el repunte registrado en 2017 se convierte en tendencia.

Si nuestro país sigue siendo todavía uno de los más seguros, eso se debe, principalmente, al incansable y profesional trabajo de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, especialmente Policía Nacional y Guardia Civil, sin desdeñar en absoluto la labor de los cuerpos autonómicos. Pero también es significativo el hecho de que una comunidad que cuenta con cuerpo policial propio, como Cataluña, sea la segunda con mayor tasa de crecimiento de la criminalidad en 2017.

El mérito de los agentes de los cuerpos nacionales, mal pagados y pertrechados, es doble, por lograr mantener unos niveles aceptables de seguridad pese a los recortes de plantillas y a sus difíciles condiciones salariales y laborales. Pero el esfuerzo y el celo profesional de los policías y los guardias civiles no pueden hacer milagros. El Sindicato Unificado de Policía (SUP), organización mayoritaria en el cuerpo, atribuye el aumento de la criminalidad a la constante reducción de plantillas practicada por el PP desde 2011, que ha causado que desde ese año haya en nuestro país 25.000 agentes menos, distribuidos por mitad entre Policía Nacional y Guardia Civil.