El portaaviones en Euskadi y el fiasco de ciertos políticos

Con su visita masiva al “Juan Carlos I”, la ciudadanía vasca deja en ridículo a los concejales de Getxo

575
Pista de despegue del portaaviones vista desde el castillo. ARMADA
Pista de despegue del portaaviones vista desde el castillo. ARMADA

La visita del portaaviones “Juan Carlos I” al País Vasco y su atraque en el puerto de Getxo ha dado ocasión de poner de manifiesto una vez más la lejanía de ciertos políticos de la realidad del país y de la voluntad y el interés de la ciudadanía. La absurda condena de la corporación municipal de la villa vasca al atraque del buque ha tenido el efecto popular contrario. Los vascos batieron ayer el récord nacional de visitantes en un día y hoy domingo se registraba una afluencia mayor.

Hasta el día de ayer el récord de visitantes en un solo día al portaaviones de la Armada española “Juan Carlos I” lo tenía el pueblo granadino de Motril, con 7.000 personas. Pero en Getxo el sábado 23 de marzo los visitantes superaron la cifra de 7.500. Y ello, pese al comunicado mayoritario del ayuntamiento de Getxo en contra de dicho atraque, un comunicado que contó con el incomprensible y condenable apoyo de la representación del PSE en la corporación municipal.


La cifra de visitantes al buque en Euskadi en un día bate el récord de España.


La afluencia fue tan masiva, que se tuvo que alargar el horario de visita al buque, y aun así fueron centenares las personas que no pudieron acceder al mismo. Las aglomeraciones de vehículos y personas en el puerto y en sus inmediaciones desbordaron todas las previsiones. Residentes en Getxo contactados por este periódico afirmaron que nunca habían visto nada igual. Ya dentro del recinto del puerto, las colas de personas que esperaban para acceder al buque rondaban los dos kilómetros y medio, en contraste con las pocas decenas de manifestantes que protestaban contra la presencia del portaaviones.

La impresionante proa del buque. J.M. PAGADOR
La impresionante proa del buque. J.M. PAGADOR

“Euskadi siempre ha sido una tierra hospitalaria y cortés –comentaba a este periódico Irune, una joven de la localidad que logró realizar la visita después de tres horas de espera en cola-. No me explico esta reacción del consistorio. ¿Hubieran actuado igual esos políticos si ese buque militar fuese británico o francés? Pero la gente sabe lo que quiere y lo que no y la prueba es la cantidad de personas que hemos estado hoy aquí, la mayoría adolescentes y jóvenes, muchos matrimonios jóvenes con sus hijos, y gentes de todas las edades. Ha sido algo digno de ver”.

Otro visitante del buque, Antxon, un arquitecto bilbaíno de mediana edad preguntaba “¿qué pasaría si hubiera una amenaza terrorista o un peligro de ataque a Euskadi? ¿Quién vendría a defendernos sino la Armada? ¿Quién ha protegido todos estos años a los pesqueros vascos de los piratas del Índico y de otros mares? Pero es que luego hay una dimensión histórica que solo pasa desapercibida a los ignorantes. Y es que durante siglos innumerables marinos y buques vascos participaron en casi todas las empresas marítimas de España. La vocación marítima de España pasa casi siempre por Euskadi. Estos políticos no están a la altura. ¡Hay que ser antiguos, desinformados y desagradecidos para dar este espectáculo!”

Navegando. ARMADA
Navegando. ARMADA

El “Juan Carlos I” es un moderno portaaviones de diseño español construido por Navantia. Su calidad ha hecho que otras Armadas del mundo hayan incorporado a sus flotas buques gemelos construidos por la empresa española. Ahora mismo, por ejemplo, Navantia construye un portaaviones similar para Turquía en un astillero turco y anteriormente, la empresa fabricó otros dos para la Armada australiana, entre otros numerosos buques para Armadas de todo el mundo.