El Papa vuelve a ofender a España

Francisco ha nombrado arzobispo de Tarragona a un cura significadamente independentista

628
En Cuba, que al parecer tiene más méritos que España para ser visitada. RTVE
En Cuba, que al parecer tiene más méritos que España para ser visitada. RTVE

Cuesta trabajo averiguar a qué juega el Papa Francisco con España, un país mayoritariamente católico, con una democracia avanzada y un envidiable sistema social; un país que llevó la religión católica y la lengua española a numerosos países del mundo, incluido aquel del que procede Francisco, pero que, según parece, a tenor de las palabras y las acciones del pontífice, no merece el mismo trato, por ejemplo, que Turquía, Cuba o los Emiratos Árabes Unidos, por poner solo tres ejemplos. El último agravio del Papa a España ha sido el nombramiento de un cura marcadamente independentista como arzobispo de Tarragona.

Joan Planellas Barnosell era hasta este momento párroco de Jafre (Gerona), donde tenía colgada una estelada (la bandera separatista) de la torre del campanario de la iglesia. El cura Planelllas sigue tan al dictado las instrucciones del aparato independentista, que el día 11 de septiembre, a las cinco y cuarto de la tarde, hizo sonar las campanas de la parroquia durante todo un cuarto de hora, según habían pedido los separatistas a las parroquias de Cataluña.


Joan Planellas Barnosell era hasta este momento párroco de Jafre (Gerona), donde tiene colgada una estelada (la bandera separatista) de la torre del campanario de la iglesia.


Se da la circunstancia que en Jafre viven desde hace casi 40 años el matrimonio formado por el dramaturgo Albert Boadella y Dolors Caminal, ambos defensores de la Constitución Española y contrarios al independentismo. Dolors Caminal protestó ante el obispo de Gerona por el abuso del cura Planellas de las instalaciones y los medios parroquiales a favor del separatismo. El obispo no solucionó nada, pero el cura despachó el asunto con esta caritativa frase: “Estos señores no son de la parroquia. La estelada se puso porque el pueblo la pidió y yo no puedo ir contra el pueblo. Que se pongan ellos la bandera española en su casa si quieren”.

El nuevo arzobispo de Tarragona es un entusiasta independentista catalán. CATALUNYARELIGIO
El nuevo arzobispo de Tarragona es un entusiasta independentista catalán. CATALUNYARELIGIO

Pues bien, este es el cura al que el Papa Francisco acaba de ascender nada menos que a arzobispo de Tarragona, con título, además de “Primado de las Españas” honor que va unido a la sede tarraconense, aunque imaginamos que él renunciará de inmediato a tan repugnante blasón. Si la iglesia catalana ya era proclive y plenamente comprensiva con el independentismo, ahora lo será mucho más (Intolerable connivencia de la Iglesia con el referendum ilegal). Un regalo del Papa a la paz de un país al que dice que no viene porque no hay tal.

“CUANDO HAYA PAZ”

A finales de marzo pasado, en el transcurso de su viaje a Marruecos –un país que tiene ocupado de facto el antiguo Sáhara español, que no respeta las resoluciones de la ONU sobre la descolonización del territorio, que está técnicamente en guerra con el Frente Polisario y con problemas fronterizos con Argelia por la hospitalidad que este país da a los saharauis en Tinduf; un país que está muy lejos de ser una democracia- Francisco se permitió decir, a preguntas de un periodista español, que vendría a España “cuando haya paz” en nuestro país (La incomprensible discriminación del Papa a España). Esto lo dice el mismo Papa que alienta el separatismo con nombramientos como el del cura Planellas, el mismo Papa que ha visitado países tan democráticos y pacíficos como Cuba, Turquía, Israel, Filipinas, México, Egipto, Myanmar, Emiratos Árabes Unidos y otros por el estilo.


“¿Qué se ha creído el Papa?”, dice un reconocido católico como Luis María Ansón.


Y estos días, en medio de su viaje a Bulgaria y Macedonia, cuando otro periodista español le ha recordado que en 2021 se cumplen 500 años de la conversión de Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, de la que es miembro el propio pontífice, año que celebra también el Xacobeo, y le ha preguntado si con tan faustos motivos vendrá por fin a España, Francisco se ha atrevido a decir, entre la broma y la displicencia, “primero me lo voy a pensar”.

REACCIÓN CATÓLICA

Muchos católicos españoles están desencantados y enfadados con esta injustificable conducta de un Papa que, además, habla la lengua y practica la religión que España llevó al continente donde él nació. Para detectar el clima de cabreo que reina entre los católicos españoles –a los que no lo somos nos da absolutamente igual que venga o no venga; es más, preferimos que no venga, por el enorme coste que los viajes papales significan para las arcas públicas del país visitado, pero como españoles nos ofende ese desprecio, sea suyo o del sursum corda- sobre estos agravios del Papa, basta leer la columna que el veterano periodista, escritor, académico y reconocido católico Luis María Ansón ha dedicado a este asunto en El Mundo, titulada ¿Qué se ha creído el Papa?.

Los obispos de Cataluña en favor de "las -dicen- legítimas aspiraciones del pueblo catalán", sin que el Vaticano actúe. INFOVATICANA
Los obispos de Cataluña en favor de “las -dicen- legítimas aspiraciones del pueblo catalán”, sin que el Vaticano actúe. INFOVATICANA

En su artículo, Ansón se pregunta: “¿Es que el Santo Padre piensa que los 83 millones de extranjeros que vinieron a España de vacaciones en 2018 no se aseguraron de que acudían a un país en paz? Todo el mundo sabe que nuestra nación es un paraíso de prosperidad, de seguridad y de convivencia pacífica. Este fin de semana, el Papa, en lugar de rectificar, se permitió afirmar que se tenía que pensar si visitaba España.

Y el maestro de periodistas se ve obligado a recordarle públicamente a Francisco la siguiente evidencia: “El catolicismo es una religión ecuménica, pero, como una cuestión de hecho, casi la mitad de los católicos del mundo hablan español, entre ellos el Papa Francisco. La inmensa mayoría de las naciones en las que el catolicismo es la religión mayoritaria son de evangelización española. España fue el país que tuvo el orgullo histórico de difundir el catolicismo, desde las Islas Filipinas a Chile, desde las Islas Marianas a Guinea Ecuatorial. Incluso la evangelización de Brasil correspondió a un misionero español, el canario padre Anchieta, en la época en que la gran nación americana formó parte de las Españas”.

En Emiratos Árabes Unidos, otra admirable democracia. RTVE
En Emiratos Árabes Unidos, otra admirable democracia. RTVE

Y nosotros tenemos que preguntarnos, ¿con este Papa, estos curas y estos obispos puede haber esa “paz” de la que Francisco habla tan torticeramente, en una Cataluña donde la Iglesia alienta el independentismo de mil maneras, convirtiéndose en cómplice de esa minoría separatista, contribuyendo a esa “guerra” que esa misma Iglesia alimenta y abandonando al 53% de la población, como mínimo, que se siente constitucionalista? Te lo digo de verdad, Francisco, por mí no vengas jamás. No nos haces falta ninguna a los ciudadanos y las ciudadanas españoles que trabajamos a diario por un país solidario y de progreso, en el que, por ejemplo, los hombres y las mujeres conviven en un plano de igualdad, y no como en tu Iglesia, donde la mujer está relegada a un estatus secundario, discriminatorio y muchas veces degradante. Pero, haz el favor, si puedes, de no nombrar a mi país en vano y, si lo haces, ajústate a la verdad y no mientas. En España no hay ninguna guerra y la última que hubo, por cierto, contó con la aquiescendia y la participación entusiasta de tu Iglesia a favor del bando vencedor. Lo que vino después sí que fue una paz católica en toda regla. No sé si te habrás referido a eso.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Su último libro publicado es la novela El Viaje del Tiburón – Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTROS ARTÍCULOS

La incomprensible discriminación del Papa a España

Impiden la entrada a Jesús en la plaza de San Pedro

Intolerable connivencia de la Iglesia con el referendum ilegal