Otra medida errática y unilateral del Gobierno pone en serio peligro el mercado saudí para las empresas españolas

La Bahía de Cádiz estalla en defensa de los 6.000 puestos de trabajo de Navantia, amenazados por la suspensión de la entrega de bombas laser compradas por el país árabe

365
Los trabajadores de Navantia en pie de guerra. PROPRONews
Los trabajadores de Navantia en pie de guerra. PROPRONews

El anuncio del Ministerio de Defensa de que España cancelaba la entrega a Arabia Saudí de 400 bombas guiadas por laser, ya compradas y pagadas por el país árabe, ha puesto en peligro no solo el contrato de venta de cinco corbetas a construir por Navantia, sino otros contratos importantes que afectan a diversas industrias civiles y militares españolas y que representan un negocio de decenas de miles de millones de euros para nuestro país. Mientras la Bahía de Cádiz estallaba hoy en protestas, analistas y medios se hacían eco de la política errática y unilateral, una vez más, del Gobierno de Sánchez.

Los trabajadores de Navantia/San Fernando cortaron hoy al tráfico la autovía CA-33 que une esta ciudad con Cádiz, para protestar por la probable cancelación del contrato de compra, por parte de Arabia Saudí, de cinco corbetas a fabricar en dichos astilleros durante los próximos cinco años, por un importe total de alrededor de 2.000 millones de euros, como represalia por la rescisión unilateral por parte de España de la venta de las 400 bombas-laser a dicho país que incluso estaban ya cobradas.


El presidente del comité de empresa de Navantia/San Fernando ha pedido literalmente “la cabeza” de la ministra de Defensa.


La noticia de que el almirante-jefe de la Armada saudí que iba a visitar Cádiz con su equipo en los próximos días, para supervisar el inicio de los trabajos de construcción de los buques, había cancelado el viaje, y la reacción de la embajada saudí en Madrid, hizo saltar todas las alarmas de la plantilla de Navantia en los diferentes centros de trabajo y en las comunidades autónomas concernidas, sobre todo la andaluza, cuya presidenta, Susana Díaz, ha expresado hoy su malestar y ha pedido al Gobierno la salvaguarda de los puestos de trabajo.

Corbeta del tipo de las cinco para Arabia Saudí que peligran. NAVANTIA
Corbeta del tipo de las cinco para Arabia Saudí que peligran. NAVANTIA

Arabia Saudí es uno de los principales clientes no solo de la industria armamentística española sino también de la civil, con decenas de empresas españolas afectadas y más de 30.000 millones de euros en contratos ya ejecutados o a ejecutar o a ganar en dicho país en los próximos años, que incluyen, además de las cinco corbetas a construir por Navantia, el AVE Medina-La Meca (casi 7.000 millones de euros), el metro de Ryad (6.500 millones) y otras grandes obras de ingeniería y construcción diversas a las que optan las empresas españolas –plantas desalinizadoras, plantas petroquímicas, plantas energéticas sostenibles, centrales eléctricas, aeropuertos, metros de Yeda, La Meca y Medina, línea de alta velocidad a Bahrein, etc.- por importe de varias decenas de miles de millones de euros más.


“¿Por qué cierta izquierda no actúa del mismo modo con países como Irán o Venezuela?” pregunta uno de los afectados.


MUCHOS CONTRATOS EN EL AIRE

Según fuentes bien informadas consultadas por este periódico, todo eso queda en el aire ante la medida unilateral y la falta de todo soporte diplomático –y más, dadas las peculiaridades de los países árabes, que requieren una acción política y comercial mucho más sutil y ceremoniosa- de la abrupta cancelación de la entrega de las bombas con la excusa de que se iban a utilizar en Yemen, “y solo por contentar a Podemos”, como han señalado a este periódico trabajadores de Navantia. Según algunos afectados, “la reacción del Gobierno español encierra un doble lenguaje y un claro fariseismo. Las armas siempre se venden para ser utilizadas en alguna parte y si no se quiere eso, habría que desmantelar nuestra industria militar. Es más, España da cobijo a buques y elementos militares de EE.UU. que atacan objetivos en Siria, con muertes de civiles igual que en Yemen; de hecho, ayer mismo se estrelló un superdron espía norteamericano en las costas de Cádiz. Y el Gobierno y esa izquierda tampoco dicen nada de la acción militar de Irán en Siria y otros lugares de Oriente Próximo, ni de la política anticiudadana y antidemocrática de Venezuela, que está expulsando a millones de venezolanos, países ambos amigos de cierta izquierda española a los que esta no aplica el rigor crítico que aplica por ejemplo a Arabia Saudí”.

El presidente del comité de empresa, Jesús Peralta López, ha pedido el cese de la ministra de Defensa.
El presidente del comité de empresa, Jesús Peralta López, ha pedido el cese de la ministra de Defensa.

El presidente del comité de empresa de Navantia/San Fernando, Jesús Peralta López, ha pedido con palabras muy duras el cese inmediato de la ministra de Defensa, después de anunciar la, según él “cancelación inminente” del contrato de las cinco corbetas por parte de Arabia Saudí, a tenor de las noticias que tenía de la reacción del país árabe.

Los trabajadores mantendrán la lucha hasta que se garantice la carga de trabajo. PROPRONews
Los trabajadores mantendrán la lucha hasta que se garantice la carga de trabajo. PROPRONews

La posibilidad de la pérdida del contrato de las cinco corbetas acontece cuando Navantia, el conglomerado público español de construcción naval civil y militar, no se ha repuesto aún del duro golpe que representó hace un par de meses la pérdida del contrato para construir nueve fragatas para Australia, por un importe de algo más de 22.000 millones de euros, contrato que fue adjudicado al final a la británica BAE System, a pesar de las buenas perspectivas iniciales para la empresa española, que incluso tenía trabajando en Australia a un equipo formado por decenas de técnicos desde años atrás. “Si vuelve a ocurrir con las corbetas de Arabia Saudí –dicen nuestras fuentes-, sería un golpe mortal y definitivo para le maltrecha economía de la bahía de Cádiz”.

Son miles de puestos de trabajo en la cuerda floja. PROPRONews
Son miles de puestos de trabajo en la cuerda floja. PROPRONews