El no a Iceta, consecuencia de otra pifia de Iván Redondo

El lanzamiento prematuro de su nombre sin negociar ni consultar con nadie imposibilitó su nombramiento

537
Iván Redondo con Pedro Sánchez en su toma de posesión. MONCLOA
Iván Redondo con Pedro Sánchez en su toma de posesión. MONCLOA

Una nueva metedura de pata política y comunicacional del Gabinete de la Presidencia del Gobierno ha generado la primera crisis de Pedro Sánchez incluso antes de haber podido formar su nuevo ejecutivo. Fuentes consultadas atribuyen a Iván Redondo el papel de comuñidor y mentor entusiasta en la prematura designación de Miquel Iceta como presidente del Senado y la irresponsable divulgación de esta información con todas las campanas de Moncloa al vuelo, sin esperar a que el socialista catalán fuese designado senador por el Parlament y sin haberlo consensuado con aquellos a los que iba dirigido el mensaje de su nombramiento.

Parecía una idea magnífica. Iceta, presidente del Senado. Un gesto genial. Un paso más en la política de Pedro Sánchez de distensión con los independentistas de cara a la nueva legislatura y a los pactos o apoyos que aquel necesitará para volver a ser presidente del Gobierno desde su minoría de 123 diputados. Y lo hubiera sido desde el punto de vista de sus muñidores si para su ejecución se hubiesen respetado las pautas inexcusables y las reglas no escritas que existen en política, una de las cuales dice que no des voz por donde te pueda venir la coz. Pues bien, esto es lo que no ha tenido en cuenta Iván Redondo, que, eufórico con la nueva genialidad a la que no le veía ningún pero, se apresuró a que tan fausta noticia se hiciera pública lo antes posible; tan pronto, que quisieron hacer a Iceta presidente del Senado antes de hacerle senador, con lo cual se creía ingenuamente que se daba vaselina a la relación con los independentistas catalanes y, de paso se premiaba con un cargo de relumbrón y un sueldazo a otro de los fieles de Sánchez, para quien ahora, tras el fiasco, se piensa en algún cargo ministerial.


Tras el sainete de los debates y el frustrado nombramiento de Iceta, crece el número de socialistas que se cuestionan el papel del “gurú” del presidente.


El tiro ha salido por la culata. Es el segundo desastre en un mes, tras el fallo de la estrategia de debates diseñada por Iván Redondo para el presidente en las recientes elecciones generales.

BISOÑEZ E INCAPACIDAD

Estos hechos delatan la irremediable bisoñez de Iván Redondo y su incapacidad para estar al nivel de lo que se requiere en un director del gabinete presidencial de una democracia compleja en la complicada y espesa fronda de la alta política. Sin embargo, otro veterano socialista señala a este periódico que “Redondo no tiene tanto poder como para decidir quién presidirá el Senado, aunque no hay duda de que Pedro Sánchez le consultó ese nombre, como todo lo demás. Donde empieza la responsabilidad del jefe de Gabinete es en lo inadecuado del consejo, dado que si él propuso a Iceta o actuó de comentor de la idea, falló por acción; pero si, tomada la decisión por otros, no evitó que se hiciera pública a destiempo, falló por omisión”.

El lanzamiento prematuro de la noticia y su mala gestión, entre las causas del fiasco de Iceta. RTVE
El lanzamiento prematuro de la noticia y su mala gestión, entre las causas del fiasco de Iceta. RTVE

Entretanto, el sector de los socialistas que empezaron a respirar tranquilos al frustrarse el nombramiento de Iceta al frente del Senado, dadas las veleidades del dirigente del PSC con los independentistas, que no agradan en absoluto a los barones, han vuelto a alimentar su preocupación con el temor de la solución “dos catalanes por uno” que ha propuesto Sánchez para presidir Congreso y Senado. Si Iceta tenía demasiadas inclinaciones pansoberanistas, Meritxell Batet no le va a la zaga en eso, dado que en el pasado se ha mostrado partidaria del llamado “derecho a decidir”. Y Manuel Cruz, el designado por Sánchez para presidir la cámara alta, es, como Batet, otro federalista convencido pero que no convence a algunos barones, a pesar de su declarada oposición al independentismo.

Dos catalanes, en fin, para presidir Congreso y Senado, un gesto inédito que ha sido bien acogido por amplios sectores de la ciudadanía partidarios del diálogo sin concesiones anticonstitucionales, pero conscientes de que algo hay que hacer para reencauzar un problema que no tiene solución fuera de los cauces legales. “Esperemos que Redondo no estropee lo delicado de esta estrategia con otra de las torpezas a las que ya nos tiene acostumbrados”, ha señalado la fuente consultada.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Su último libro publicado es la novela El Viaje del Tiburón – Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTROS ARTÍCULOS

Pedro Sánchez y el hombre de estado

Pedro Sánchez rectifica e irá a los dos debates

El sainete del debate, otra pifia monumental de Iván Redondo

“¿Es Pedro Sánchez un imbécil o un genio?” se pregunta Francisco Rubiales

La maldición de Iván Redondo

Cifras que prueban “la maldición” de Iván Redondo

Con Iván Redondo, Pedro Sánchez ha metido en La Moncloa a “un mentiroso compulsivo”

Aportamos en exclusiva las pruebas de que Iván Redondo miente