Miles de personas atrapadas en la nieve por culpa de un Gobierno irresponsable

La falta de prevención, de respuesta, de medios y de información desvela una vez más la incapacidad de los gobernantes del PP

319
El gran atasco fue en el centro del país y en La Rioja. RTVE
El gran atasco fue en el centro del país y en La Rioja. RTVE

 

La pregunta es por qué solo las carreteras de La Rioja, Castilla y León y la comunidad de Madrid se han convertido en una trampa fatal para millares de automovilistas durante ayer y hoy si la nevada es similar en toda la mitad norte del país. La respuesta es sencilla: porque esas tres comunidades y el Gobierno central están en manos de políticos del PP, autores de los peores recortes en servicios esenciales, incapaces no solo de prevenir nada ni de dar respuesta a situaciones de emergencia, sino ni siquiera de informar a los ciudadanos víctimas de su mala gestión.

Entre 3.000 y 5.000 personas permanecieron toda la tarde de ayer y la noche de hoy atrapadas en sus vehículos en carreteras de Castilla y León y Madrid, incluidas algunas de pago como la AP-6. Más de 2.000 vehículos y numerosísimas personas –aunque diversas fuentes señalan que pudieron ser el doble, lo que duplicaría la cifra de damnificados- permanecieron casi 24 horas atrapadas en sus vehículos, sin comida ni agua, con las reservas de gasolina en mínimos después de horas con los motores encendidos para procurarse calefacción, pasando frío y miedo, y con la indignación en el cuerpo porque ni los gobiernos autonómicos de Madrid y de Castilla-León, ni el Gobierno central, todos ellos en manos del PP, supieron reaccionar de ninguna forma, ni siquiera proporcionando la más elemental información. Personas atrapadas en sus vehículos con niños pequeños relatan el infierno de no poder salir del vehículo ni a hacer sus necesidades, a causa de la nevada y del intenso frío, buscando desesperada e inútilmente en la radio alguna información, algún consejo, alguna mínima indicación sobre cómo actuar.


En La Rioja, Castilla y León, y Madrid, todas ellas gobernadas por el PP, es donde se ha producido el desastre.


Lo mismo puede decirse del caos registrado en La Rioja, donde no solo las carreteras secundarias, sino también las principales, incluidas autovías y autopistas, se convirtieron en una trampa infernal para centenares de vehículos y millares de conductores. La N-111, la A-12 (Autovía del Camino) y la autopista AP-68, entre otras, quedaron cortadas durante largas horas, sin que los responsables políticos de la gestión viaria pudieran reaccionar ni dar salida a esta situación durante más de diez y doce horas en la mayoría de los casos.

La UME tuvo que emplearse a fondo. RTVE
La UME tuvo que emplearse a fondo. RTVE

En opinión de los atrapados, no se puede eludir la responsabilidad y culpar del desastre a la nevada, primero porque en situaciones menos graves que esta, cuando gobernaba el PSOE, el PP culpó al ejecutivo de Zapatero de la situación; segundo, porque el pronóstico del tiempo aconsejaba tomar medidas preventivas que el Gobierno del PP no tomó; tercero, porque en autopistas de pago es inadmisible que no estén previstos los medios para hacer frente a una situación así; y cuarto, porque son los recortes ejecutados por el PP en servicios esenciales y la falta de medios que eso ha acarreado, los que causan el desastre más que la nevada en sí. Falta de medios que no se compadece con el hecho de que el Gobierno del PP haya salido al rescate de autopistas quebradas promovidas o alentadas por ellos mismos, inyectándoles miles de millones de euros de dinero público.


¿Por qué en las regiones del norte donde no gobierna el PP no ha habido problemas reseñables?


EFICACIA DONDE EL PP NO GOBIERNA

Al final, el Gobierno tuvo que echar mano de la Unidad Militar de Emergencias (UME), curiosamente, un dispositivo creado precisamente por Zapatero y que mereció en su día las burlas de la oposición pepera, para empezar a sacar esta madrugada a las víctimas del gran y gélido atasco. Una unidad que se ha demostrado esencial en cantidad de emergencias por fuego, inundaciones, nieve o catástrofes naturales sucedidas en nuestro país e incluso en terceros países.

Autovía de La Rioja a las 12 de la noche de ayer.
Autovía de La Rioja a las 12 de la noche de ayer.

Entretanto, en el resto de comunidades autónomas de la mitad norte no gobernadas por el PP, donde la nevada fue igualmente intensa, prácticamente no hubo cortes ni atascos, el operativo preventivo funcionó, la información a los conductores fluyó correctamente y las máquinas quitanieves funcionaron a pleno rendimiento, como pudo constatar este periódico. Los servicios de emergencia en carretera en caso de nevada del País Vasco, donde gobierna el PNV, de Asturias, donde gobierna el PSOE, de Navarra, donde gobierna Geroa Bai, o de Cantabria, donde gobierna el PRC, estuvieron a la altura de las circunstancias y verdaderos pelotones de máquinas quitanieves funcionaron a satisfacción, manteniendo operativas todas las vías. Ni siquiera en los más sensibles puertos de montaña de esas comunidades norteñas, donde los acúmulos de nieve suelen ser más voluminosos que en el centro del país, hubo problemas reseñables, más allá de incidencias puntuales, resueltas con prontitud y diligencia.

En otras regiones del norte las carreteras estuvieron operativas. PROPRONEWS
En otras regiones del norte las carreteras estuvieron operativas. PROPRONEWS

Lo ocurrido en La Rioja, Castilla y León y Madrid es inadmisible en un país europeo moderno. Y no puede ser casualidad que el desastre se produzca, como casi siempre, en comunidades gobernadas por el PP. Porque no se trata solo de la falta de medios materiales ocasionada por los recortes del PP, ni de la falta de prevención de estos políticos que son incapaces de prever una situación como esta, es que ni siquiera se tomaron medidas elementales cuando ya el desastre se había consumado. Así, por ejemplo, en las autovías y las autopistas ya colapsadas y cortadas, se siguió permitiendo el acceso de numerosos vehículos que accedían a ellas desde diferentes puntos, sin que nadie les advirtiera de que estaban entrando en una ratonera que ellos mismos contribuían a agravar. Las quejas en este sentido, por la falta de información y por la ausencia de agentes desviando el tráfico, han sido muy numerosas. Pero, como siempre, estos gobernantes calamitosos volverán a echar la culpa a la meteorología y nadie se responsabilizará del caos que ellos contribuyen a crear son su ineptitud e incapacidad.