El manicomio de mi pueblo, entre Cervantes y Puerto Hurraco

Cuando la matanza perpetrada por los hermanos Izquierdo se encamina a las tres décadas, el autor se pregunta si no hubo un error clínico y judicial tras aquel estremecedor suceso y, salvando las distancias, evoca el seguidismo similar de Sancho tras la locura de don Quijote

114
Los hermanos Izquierdo. RTVE
Los hermanos Izquierdo. RTVE

Ha pasado mucho, mucho, tiempo, el suficiente para que el apasionamiento busque el rincón del olvido. Puerto Hurraco, Cervantes y el manicomio de mi ciudad son el epicentro de este artículo. Artículo que parece contradictorio por la mezcla extravagante de estas tres realidades: una, el vetusto manicomio de mi pueblo (Mérida) desde su nacimiento; dos, qué pinta Cervantes en todo este batiburrillo; y tres, Puerto Hurraco, la España negra, la lucha por la tierra, la masacre paranoica. Publicamos en exclusiva un fragmento del próximo libro del autor, La vuelta al mundo en 80 manicomios.

Blas Curado García.
Blas Curado García.

El manicomio de mi pueblo ha entrado en la historia inmortalizado por el cine, las canciones o las novelas. Las novelas de Martín Tamayo y Anabel Rodríguez, así como el viaje de José María de Lera serían suficientes para que el asilo aspirara dulcemente a la eternidad. Pero no ha sido así, el espectro de la vesania ronda sus tapias, muros obstinados para darse de cabeza contra ellos. Queda en la memoria histórica la explicación de su presencia: son para evitar a los locos de fuera. Nunca encontré su utilidad; los hospitales no tienen tapias que los cierren, los locos no son ya capaces de saltar la tapia y la camisa de fuerza química es la combinación perfecta para su mansedumbre. Los indicadores de salud ya no están esperando la cordura del loco que abandona la Casa; la quietud y una sinfonía de instrumentos desafinados esperan abrir la puerta de la libertad, muchas veces, demasiadas, hacia el cementerio.


26 de agosto de 1990, verano en Puerto Hurraco, una familia, cuatro hermanos dirimen sus odios ancestrales con sus vecinos a tiros.


Han pasado más de 28 años, el día 26 de agosto de 1990, un verano en Puerto Hurraco, una familia, cuatro hermanos, dirimen sus odios ancestrales con sus vecinos a tiros y su ira justiciera acaba con la vida de 9 personas y causa 12 heridos. La locura de dos mujeres y dos hombres, solteros, hermanos, inducidos por un torbellino delirante, hace saltar los mecanismos defensivos más primitivos de la horda. Es lo que se ha llamado folie à deux, o locura a dos o comunicada, donde la psicosis de un solo individuo contamina la mente del resto. El desarrollo de este síndrome necesita una serie de condiciones que favorecen su eclosión: uno tiene que ser dominante y otro u otros, pasivos; una convivencia muy estrecha y un mundo vivencial común.

Vivían en un mundo miserable, pequeño, de odios atávicos, con ideas sobrevaloradas de perjuicio, donde una vida solitaria y austera, sin parejas conocidas, uno de ellos dominante y otros débiles, sumisos, dependientes, formaban una muralla inaccesible tras cuyos muros obstinados solo habitaba el odio a un mundo ya periclitado. Todas estas condiciones parece que se dieron en la familia de los lunáticos extremeños.

La supuesta psicopatología delirante familiar, en unos casos, es considerada una sin razón para ir a la cárcel; para otros, es la razón para morir en el manicomio. Las dos hermanas son consideradas locas e ingresadas en el nosocomio para orates de la provincia. Los otros dos hermanos no son declarados dementes, son cuerdos y van a la cárcel pacense. Los cuatro van a morir con pocos años de diferencia: las hermanas mueren en el manicomio; y los dos hermanos salen con los pies por delante de la prisión, uno antes y el otro aprovecha el suicidio que lo libera de la cordura judicial.

No hace mucho tiempo la noticia de Puerto Hurraco me hizo estremecer de dolor y de incertidumbre: un periódico nacional saca del baúl de la memoria la masacre de mis paisanos. Me obliga a pensar en su historia y dejo en el tintero su evocación en mi ruta manicomial de la vuelta al mundo buscando las cárceles del alma.

UNA EXPLICACIÓN LITERARIA

La literatura, como siempre, viene a explicarlo de la forma más bella y deliciosa posible. Don Miguel de Cervantes, siempre en liza con sus molinos; uno más será la tormenta de ideas que surge de ese genio universal al escribir Don Quijote de la Mancha.

Sancho Panza, el fiel escudero de un hombre bueno, de un loco, menguado y mentecato, que le conoce, le sirve y le sigue, dice Cervantes, “va atenido a las vanas promesas suyas, sin duda alguna debe ser él más loco y tonto que su amo”. La lectura de la genial novela, -tonto el que no la lea-, descubre poco a poco las alteraciones de la conducta, del ánimo, la parida de ideas extravagantes, los razonamientos desquiciados que el delirante Alonso Quijano nos ofrece en su andadura por la piel de toro de la España cervantina. Los amores desgraciados hacen más triste aún la figura del caballero andante. Una erotomanía, tras la figura de una moza fantástica, le hace sufrir lo indecible para conquistarla. Las ilusiones, las alucinaciones surgidas provocan una temeraria conducta, sin conciencia de la realidad que lo rodea. Se considera el ombligo del mundo. Un mundo delirante y duro.


Es lo que se ha llamado folie à deux, o locura a dos o comunicada, donde la psicosis de un solo individuo contamina la mente del resto.


Sancho, en una relación estrecha con su amo, predispuesto a seguirlo en toda aventura que se tercie, es un personaje dependiente, sumiso, sugestionable, que se identifica con toda clase de proyecto y aventura salida del espantajo de la locura de aquel. La sumisión y la entrega en su papel lleva al escudero a tanto, que en la antesala de la hora final de su amo, cuando ha dejado de ser Don Quijote “y soy agora, como he dicho Alonso Quijano el Bueno”, le increpa: “Mire no sea perezoso, sino levántese desa cama, y vámonos al campo vestidos de pastores, como tenemos concertado: quizás tras de alguna mata hallaremos a la señora Dulcinea desencantada”.

El personaje principal (don Quijote) delira y el secundario (Sancho Panza) lo comparte. Aplicando los criterios actuales para diagnosticar las enfermedades mentales, el bueno de Alonso Quijano por su origen, síntomas, contenido del delirio, encajaría en un trastorno delirante. Sancho, como escudero fiel de un auténtico caballero andante, comparte el tema delirante hasta el final de la obra, cuando la melancolía y las fiebres atacan a su señor postrándolo en el lecho de muerte. Es una psicosis persuasiva de la clara locura de su amo.

No conocemos el tipo de psicosis de los cuatro hermanos de Puerto Hurraco, no sabemos si es la misma locura, que fuera impuesta una sobre la otra, simultánea, comunicada o inducida. Estos cuatro subtipos, por sentido común, tendrían distinto tratamiento y pronóstico.

Nos hemos quedado con la incertidumbre clínica y la mala gestión del proceso, una nube de lamentos me envuelve. Era un caso para investigar, debatir, publicar, dentro de un entorno académico al tratarse de un trastorno delirante extraño y poco frecuente. En algunos casos puede implicar a más de dos personas, como pudo ser el suceso de Puerto Hurraco. Lo que tenemos claro es que solo uno puede ser el enfermo y padecer un auténtico trastorno psicótico. Los demás serán inducidos por la ideas delirantes del dominante, y, normalmente, remiten cuando se les separa.

Fernando Rey y Alfredo Landa en los papeles de don Quijote y Sancho. RTVE
Fernando Rey y Alfredo Landa en los papeles de don Quijote y Sancho. RTVE

Tenemos una duda terrible, ¿estamos ante un error clínico y judicial? ¡Una de las hermanas pudiera ser normal, inducida, y se le ingresa en el manicomio hasta la muerte! Las dos morirán en el centro para orates, con apenas diez meses de diferencia. “Entre los perturbados y sus afines –explica Chéjov-, se reparten con mayor facilidad mortajas que camisas de paisano, actas de defunción que papeletas de salida”.

Los hermanos morirán, declarados cuerdos, en la cárcel de Badajoz, con 15 y 20 años de reclusión, privados de una libertad más dura que los terroristas más contumaces de la historia de nuestro país; uno de ellos, ahorcándose. De esta manera atraviesa la corriente del Aqueronte donde la hija de la negra noche ya no confunde su mente.

Las canciones y el cine han buscado en la masacre de Puerto Hurraco temas para la diversión y el escarnio.

Alejandro Gándara desempolva la truculenta historia en un periódico nacional, no hace mucho tiempo: el odio a muerte en la España profunda será su tema (https://elpais.com/politica/2017/08/10/actualidad/1502358903_752671.html). El análisis del origen de la matanza, las conclusiones psiquiátricas y judiciales del caso ponen en solfa las dos rocambolescas soluciones. Algo de ello me trae, desde los recovecos de mi memoria, la diatriba de dos sanadores sobre un ungüento mágico, y cómo el odio profesional oscurece la luz de la verdad. Estoy hablando de la novela histórica de Walter Scott Ivanhoe.

Me he quedado con ganas de poder tener en mis manos una pericia sobre el caso y así saldar las dudas sobrevenidas con el recuerdo del suceso, para no llegar a la misma conclusión que me cuenta Antón Chejov en su novela del pabellón número seis: “por primera vez en su vida, sintió una profunda lástima por la Medicina. Dios mío -pensó recordando la manera como los médicos acababan de reconocerle-, no hace tanto que estudiaron psiquiatría y aprobaron el examen; ¿cómo son tan ignorantes? ¿no tienen ni la menor idea de lo que es la psiquiatría?”

(Blas Curado es psiquiatra en Badajoz, escritor y académico numerario de la Academia de Ciencias de la Salud Ramón y Cajal de Madrid).

MÁS SOBRE EL AUTOR

Blas Curado García, prestigioso psiquiatra, articulista y escritor, nuevo colaborador de PROPRONews

OTROS ARTÍCULOS

En la frontera más peligrosa del mundo