Llamadme valiente…

…pero a mí VOX no me asusta

1086
Abascal a caballo..., un momentazo.
Abascal a caballo..., un momentazo.

Llamadme valiente, y puede que lo sea. Lo digo bien clarito, a mí VOX no me asusta. He decidido tomármelos a guasa, porque risa es lo que producen (al menos de momento), sus ideas descabelladas, y que me perdonen sus 400.000 votantes andaluces.

La periodista, con su perro Killer
La periodista, con su perro Killer

Sí. Que me perdonen sus casi 400.000 votantes andaluces, no tengo dudas de que depositaron su papeleta de buena fe, pero, hay que reconocerlo, con poco conocimiento. Ya lo decía Lucas, 23, 34: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. Seguro que no han escarbado en el programa, pero ya se irán dando cuenta de la cruda realidad: “Les digo que habrá más alegría por un solo pecador que se arrepienta, que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentirse” (Lucas 15, 1).

Por lo pronto, las ocurrencias de sus representantes dan de sobra para una película de Berlanga. No me lo neguéis, lo del caballo fue un momentazo, casi tan surrealista como lo de su primo electoral pidiéndole el voto a una vaca.

Y que el jefe supremo, Santiago Abascal, al grito de ¡Santiago y cierra España!, pero con pistola en lugar de espada, quiera acabar con lo público, cuando lleva toda la vida viviendo de lo público, es hilarante. Y que sea tan católico apostólico y romano y luego se divorcie para casarse otra vez, muy chistoso también. Y que propugne el cierre de Canal Sur me hace llorar de la risa, porque ni él, ni mucho menos sus votantes, han caído en la cuenta de que sin tele regional no podrán ver procesiones, flamenco y toros, y se van a perder las santas esencias del patrioterismo abascaleño. Y exigir que detengan inmediatamente a Torra, muy bueno también: un supremacista, pidiendo la cárcel para otro supremacista, precisamente por ser supremacista. Y lo de que no se meten en lo que cada uno haga en su cama, pero que de puertas para fuera todos a buscar una familia al más puro estilo tradicional, es decir padre madre y dos niños, a ser posible chico y chica y rubitos, nada de homosexualidad, que eso es un lobby, aseguran, ¿cómo lo veis?


Que Santiago Abascal quiera acabar con lo público, cuando lleva toda la vida viviendo de lo público, es hilarante.


¿Y qué me decís de Morante de la Puebla?, ese matador que se fuma un puro entre toro y toro, al que le gustan la caza, el boxeo, el fútbol, las peleas de gallos, viste con divertidas camisas de flores, levita y chistera, lleva patillas a lo Curro Jiménez y usa coleta natural como los toreros de antaño, pero es discreto, eso sí, y permanece calladito, no como Francisco Rivera, que ha proclamado que vota a Vox porque no le gustan los extremos, pero luego se va al bar más facha del mundo, donde ponen de aperitivo “huevos rotos fusilados” o “chorizos rojos” y se marca un video, rodeado de toda la parafernalia franquista, aguilucho incluido, en el que exclama emocionado: “Casa Eladio, en Ávila, una maravilla. ¡Viva España! ¡Anda que no!”, por cierto que se ha cabreado porque el video se ha hecho viral y él asegura que era solo una broma para los amigos; estos WhatsApp, que los carga el diablo.

SON TRONCHANTES

¿Lo veis? Son tronchantes. Es más que probable que Arévalo, otro de la pandilla, les de clases nocturnas para conseguir semejante nivel.

Y es que hay más extravagancia en la filas de VOX que en un desfile de Issey Miyake.

Moreno, pidiéndole el voto a una vaca. RTVE
Moreno, pidiéndole el voto a una vaca. RTVE

Turno para Sánchez Dragó, que afirma que folla mejor y más (atentos al detalle: más y mejor) a los 80 años que cuando tenía 20. Normal, claro, ahora lo hará con mujeres y no con niñas como él mismo se ha encargado de repetir. Un hombre que asegura también, que ha probado varón, pero que se apunta a un partido homófobo, yo lo veo raro, ¡qué queréis que os diga! , seré suspicaz, pero que afirme, además, al igual que su líder, que está en contra de las teles públicas, para prodigarse por casi todas y cada una de ellas, dirigiendo programas o como contertulio provocador…, no lo veo, ¡y ya está!

Y la falta de empatía, marca VOX, con los que huyen de sus países buscando refugio, eso no me hace ni chispa de gracia, eso es una pesadilla tal como si los Mossos me hubieran pinchado adrenalina en los pulgares, tortura que ha denunciado el ínclito Álvaro de Marichalar, que no sé si es de VOX pero lo parece.


Un supremacista, Abascal, pide la cárcel para otro supremacista, Torra, precisamente por ser supremacista, ¡muy bueno!


¡Ay Abascal!, barrunto que tanta bandera te está nublando la vista y parece que vives en otro mundo, sobre todo porque piensas que las mujeres nos vamos a estar calladas ante tus chorradas y tus abdominales, casi tan esculpidos como los de tu querido Aznar.

El feminismo ha tardado mucho en arrancar y ha dejado muchas víctimas por el camino, pero ya no nos para nadie y lo mismo que gritamos “ni una menos” en los minutos de silencio en honor de las asesinadas cada semana, diremos “muchas más enfrente de VOX”.

Un partido que abomima de la Ley de Violencia de Género, un partido que lleva de cabecera a un ex juez apartado de la carrera (y mira que es difícil eso, con el corporativismo que se gasta el gremio) por prevaricar, y que entre otras lindezas llama a las mujeres zorras putas y feminazis, pero que luego se va al Monasterio de Guadalupe a darle la gracias la Virgen, no es un partido serio, es una panda de trasnochados estrafalarios.

Morante con el emérito. Twitter
Morante con el emérito. Twitter

Rendíos ya, porque más fácil veo que consigáis derogar la ley de la gravedad (no es descartable que en vuestro delirio programático opinéis que no es rentable económicamente), que la de Violencia de género.

No creo que 390.000 andaluces compartan este ideario. Estoy convencida de que su nicho de votantes, una vez vean claramente quienes son, se reduzca a los chicos de foro coches, para los que sugiero, que un gobierno sensato, compre una isla desierta y lejana y los mande con viento fresco a que hablen tranquilamente de sus cosas y ya, de paso, que organicen allí también la próxima Copa de Los Libertadores.

Me había jurado a mí misma no dedicarle a VOX ni un minuto de mi tiempo. No oigo ni leo otra cosa desde hace días, tanto que si cada vez que los nombran me hubiera tomado un chupito, ahora tendría el hígado ideal para hacer un buen paté. Pido perdón por haberme saltado mi promesa, no volverá a suceder, porque ante tal cúmulo de incongruencias me quedo con los discursos post elecciones de dos grandes películas, “Bananas” y “Amanece que no es poco”.

Va por vosotros votantes de Vox.

(Elisa Blázquez Zarcero es periodista y escritora).

SOBRE LA AUTORA

Una colaboradora muy especial

OTROS ARTÍCULOS

Llamadme guasona…

Llamadme confusa…

Llamadme escéptica…

Llamadme abolicionista…

Llamadme oportunista…

Llamadme recelosa…

Llamadme casquivana…

Llamadme patidifusa…

Llamadme pánfila…

Llamadme romántica…