La incomprensible discriminación del Papa a España

Francisco ha visitado numerosos países en conflicto, dictatoriales o manifiestamente violentos, pero dice que a España vendrá “cuando haya paz”

549
Francisco visitó Israel, a pesar del grave conflicto con los palestinos y otros países del entorno. RTVE
Francisco visitó Israel, a pesar del grave conflicto con los palestinos y otros países del entorno. RTVE

El Papa Francisco declaró recientemente que vendrá a España “cuando haya paz”, lo que ha motivado una ola de estupor y desencanto, cuando no de indignación, entre numerosos católicos de base y entre organizaciones e instituciones eclesiales españolas. Desde que fue entronizado Papa, Francisco ha visitado 40 países, no pocos de los cuales son dictaduras o viven conflictos violentos, o padecen una delincuencia atroz, con decenas de millares de muertes violentas cada año. Pero, por no se sabe qué prejuicio papal, España se ha convertido en una isla de ausencia de Francisco, en medio de un Atlántico y un Mediterráneo llenos de países entre los que se encuentran algunos de los más violentos del mundo que sí ha visitado.

Si analizamos el mapa de las visitas pontificias de Francisco desde su toma de posesión, observaremos que España se ha convertido en una isla de ausencia papal entre dos mares, desde Estados Unidos, México y Cuba hasta Turquía. Y si reducimos el foco al área mediterránea, España aparece en ese mapa completamente rodeada de países que el Papa ha visitado con gusto y sin objeciones ni condicionamientos previos como los que le ha puesto a España, con la diferencia, además, de que España no los merece y otros países que gozan del favor papal, sí.


Si se refiere a Cataluña, ese conflicto está atizado en buena medida por obispos y curas catalanes.


El mapa de Wikipedia que acompaña a estas líneas ilustra gráficamente sobre los numerosos viajes pontificios. En él, España aparece rodeada de países –Irlanda, Portugal, Francia, Italia y Marruecos- visitados por el Papa sin ninguna cortapisa ni reproche. Y eso a pesar de que Irlanda es un país partido en dos que hasta no hace mucho vivió un grave conflicto interétnico y de religión entre católicos y protestantes, ahora en estado larvario, pero que puede resurgir en cualquier momento, sobre todo si se produce un Brexit duro y vuelve la frontera entre ambas; a pesar de que Italia es un país gobernado hoy por la xenofobia e infiltrado por la mafia, con cinco organizaciones principales –Cosa Nostra, Camorra, Ndrangheta, Sacra Corona Unita y Mafia Capitale (Roma)- autoras de numerosos delitos y asesinatos y que obtienen unos beneficios anuales superiores a los 30.000 millones de euros provenientes del crimen. Precisamente Roma, donde vive el Papa, y que suele recorrer con cierta frecuencia amén de muchos otros lugares de Italia, es una ciudad controlada por completo por la mafia, con alrededor de un centenar de clanes y cárteles mafiosos (OSTIA VOTA CON MILITARES PROTEGIENDO LAS URNAS. El municipio de Roma donde el control de la mafia es absoluto: “Ya es como Corleone”); y a pesar de que en Marruecos –el último país que acaba de visitar el pontífice- se mantiene vivo un conflicto con el Sáhara ocupado por la fuerza, un territorio que el país alauita controla contraviniendo las directrices de la ONU, mientras los titulares saharauis de la soberanía viven precariamente en campamentos del desierto.

En azul y amarillo los países visitados o recorridos por el Papa. España es una isla de ausencia papal. WIKIPEDIA
En azul y amarillo los países visitados o recorridos por el Papa. España es una isla de ausencia papal. WIKIPEDIA

IGLESIA Y SEPARATISMO EN ESPAÑA

En España, es cierto, hay un conflicto provocado por el separatismo catalán y hasta no hace mucho el grupo terrorista vasco ETA mataba inocentes en una ola de crueldad que dejó casi mil víctimas mortales y numerosos heridos. El Estado y la ciudadanía española acabamos con ETA y el País Vasco es hoy un oasis de tranquilidad. Y en Cataluña, se vive una crisis relativa, provocada por una minoría que quiere imponer la independencia a la mayoría de la población. Pero ambos conflictos no aminoran la situación de paz y democracia que se vive en el país, a pesar de que parte de la alimentación del separatismo vasco y catalán proviene de la propia iglesia católica.


Estupor, desencanto e indignación entre muchos católicos por las declaraciones del Papa sobre España.


Ningún país del mundo habría tolerado la complicidad y la connivencia de la jerarquía y los curas católicos con organizaciones independentistas, como ha hecho la española con los independentistas vascos y catalanes que quieren romper España. Ningún país salvo el nuestro habría admitido la vergonzosa actuación de la Iglesia vasca con el terrorismo de ETA y el desprecio a sus víctimas. El separatismo vasco y catalán es también fruto en buena medida de la “comprensión” y la colaboración de obispos y curas de ambas regiones. Y ahora viene el Papa Francisco a decir que vendrá a España “cuando haya paz” en nuestro país, un país, por cierto, que tiene uno de los menores índices de conflicto social, de delincuencia y de muertes violentas del mundo, y que, además, privilegia a la iglesia católica con toda clase de regalías. A muchos católicos las palabras del Papa les han sonado a afrenta.


ETA contó con la complicidad de numerosos curas y obispos vascos y navarros.


La iglesia católica no admite en su seno el menor movimiento, no ya de independencia, sino de cierta autonomía de sus instituciones eclesiales, órdenes religiosas, conferencias episcopales, colegios, universidades, diócesis, parroquias, monasterios y conventos, pero se permite bendecir desde sus juntas episcopales la acción disgregadora de minorías separatistas en países como España. España es un país plenamente descentralizado y con un elevadísimo nivel de autonomía y autogobierno de sus regiones, y uno de los más pacíficos y con menos muertes violentas del mundo, pero, para Francisco, que reina sobre una organización supercentralista en el férreo núcleo del Vaticano, una organización que hasta finales del siglo XIX contó con un feroz ejército propio, que aun hoy cuenta con un activo servicio secreto, y en la que no ha habido paz durante siglos para millares de niños y niñas abusados por centenares de curas católicos, obispos y cardenales, donde no hay paz es en España.

Iré a España cuando haya paz, ha dicho, y se ha quedado tan pancho. RTVE
Iré a España cuando haya paz, ha dicho, y se ha quedado tan pancho. RTVE

Hasta abril de 2018, los obispos vascos y navarros no pidieron un vergonzante perdón por sus complicidades con el terrorismo etarra (Los obispos vascos y navarros piden perdón por sus “complicidades” con el terrorismo de ETA).

Nuestro colaborador Xavier Moreno Lara, testigo presencial de los hechos, publicó el año pasado un iluminador artículo en PROPRONews titulado ETA, cuando la Iglesia dejó de ser Católica. Y en septiembre de 2017, otro colaborador de este periódico desveló la complicidad de la jerarquía católica con el independentismo catalán, denunciando la Intolerable connivencia de la Iglesia con el referendum ilegal.

El Papa Francisco no viene a España porque, según él, aquí no hay paz, pero no ha tenido empacho en visitar Turquía –un país en guerra con la minoría kurda y donde el movimiento opositor interno es duramente perseguido y reprimido-, o Cuba –donde la dictadura (post)castrista mantiene privados de libertad a numerosos presos políticos-, o México –un Estado fallido que ni siquiera es capaz de garantizar la seguridad de sus ciudadanos, con más de 15.000 muertos por arma de fuego al año, sin contar otras atrocidades masivas cometidas contra mujeres-, o Brasil –otro Estado incapaz de ofrecer la mínima paz a sus nacionales, donde se registran alrededor de 50.000 muertes por arma de fuego cada año-, o EE.UU. –un país con 40.000 muertos anuales por arma de fuego-, o Israel –un país que mantiene un grave conflicto con los palestinos-. Por lo visto, en todos estos países, y en otros por el estilo que Francisco visita sin empacho, hay más paz que en España.

Los obispos de Cataluña apoyan el independentismo catalán. INFOVATICANA
Los obispos de Cataluña apoyan el independentismo catalán. INFOVATICANA

En lo que queda de 2019, y según el programa vaticano de viajes papales, Francisco visitará Macedonia, Bulgaria, Rumanía, Mozambique, Madagascar, Mauricio y Japón. En el horizonte no hay calendario de visita a España. Una afrenta para muchos católicos españoles.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Su último libro publicado es la novela El Viaje del Tiburón – Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTROS ARTÍCULOS

España, el país más seguro de Europa

Antonio Guerra, guardia civil, vencedor de ETA

Perdió el brazo derecho en atentado, pero repelió el ataque terrorista

Impiden la entrada a Jesús en la plaza de San Pedro

Intolerable connivencia de la Iglesia con el referendum ilegal

ETA: cuando la Iglesia dejó de ser Católica