Gran decepció: Junqueras parlant en espanyol

El independentista procesado tiene que recurrir al idioma proscrito para hacerse entender ante el mundo

476
Oriol Junqueras

El español es un idioma proscrito en la vida oficial catalana, hasta el punto de ser marginado por la Generalitat en la educación de los niños catalanes, entre otras medidas de enorme ceguera cultural y social. Pero esta mañana, en su esperada declaración ante el Tribunal Supremo, tanto el abogado defensor como el propio expresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, optaron por renunciar a su “lengua materna” y van parlar tot el temps en espanyol.

En su primera declaración en el juicio que se le sigue en el Tribunal Supremo, el expresidente de la Generalitat Oriol Junqueras renunció a su derecho a expresarse en su “lengua materna” –como dice él- el catalán, y optó por hacerlo en su lengua materna, el español, en la que, por cierto, se desenvuelve admirablemente. Lástima que lo haga para defender lo indefendible. Tanto el interrogatorio de su abogado como las respuestas del político procesado constituyeron un verdadero mitin político que nada tiene que ver con lo que se espera declare en un juicio un procesado por delitos gravísimos contra la integridad territorial y social de su país. Con una paciencia de santos, el impecable juez Marchena, que preside el tribunal, y el resto de magistrados de la Sala, escucharon imperturbables el rosario de las archiconocidas ideas políticas que desgranó Junqueras, como si se le estuviese enjuiciando por ellas y no por las conductas ilegales con que intentó llevarlas a la práctica.


Mi frustración ha sido grande al comprobar que el bueno de Oriol –se define a sí mismo como “una buena persona”- en lugar de expresarse en catalán lo hacía en “espanyol”.


Conste que mi decepción fue grande cuando comprobé que el bueno de Oriol –se define a sí mismo como “una buena persona” y se confiesa católico practicante, lo que no le impide vulnerar las leyes de su país y malgastar el dinero de todos para imponer sus ideas a más de la mitad de los catalanes y al resto de los españoles- en lugar de expresarse en catalán lo hacía en español. Hubiese sido muy divertido verle “parlant en catalá” todo el rato, con el consiguiente circo de la traducción simultánea y el escaso eco que tales “paraules” hubiesen tenido en el mundo.

“PARLAR PER 2.000 MILIONS”

Optó, porque es listo, por hablar en castellano, pero no por nada, sino porque catalán no hablan ni siquiera la totalidad de los catalanes –solo lo saben el 80% de los habitantes de la comunidad, frente al 100% de catalanes que habla español- mientras que el español lo hablan, como lengua materna, cerca de 700 millones de personas en el mundo, además de otros mil millones que lo tienen como segunda lengua, o lo conocen o lo entienden.

De hablarles a media docena de millones a dirigirse a casi 2.000 millones de personas va un trecho y “el senyor Junqueras no és un neci”, así que, en un acto de extrema contradicción, eligió el idioma que él y los suyos les están robando a los niños catalanes y a la sociedad catalana sin que la autoridad del Estado intervenga.

Conste que respeto el idioma catalán, que me encanta esa lengua, que admiro a sus grandes poetas y escritores y que intento “parlar una miqueta” cuando visito Cataluña. Pero he querido hacer notar el hecho admirable de que el señor Junqueras prefiere hablar español en el juicio, cuando tenía la magnífica oportunidad –en línea con su relato independentista- de hacerse oír en catalán y reivindicar esa lengua tan hermosa urbi et orbi. Con ello, además, delata su condición innegable de español, aunque él no lo quiera –serlo y delatar que lo es-, porque todo lo que dijo y como lo dijo solo puede hacerlo un “espanyol”, tan ducho, además, en la hermosísima lengua de Cervantes.

¡Pena de ocasión perdida para ampliar mis conocimientos lingüísticos! Yo que quería aprender un poquito más de catalán escuchando a los procesados hablar en su “idioma materno” durante los tres meses del juicio, y ahora resulta que hablan en su idioma materno que es, además, el de 700 millones de personas en dos docenas de países del mundo, sin contar a los incontables que lo tienen como segunda lengua o que lo entienden en todo el planeta.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Su último libro publicado es la novela El Viaje del Tiburón – Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTROS ARTÍCULOS

Con España, con Cataluña, con el Gobierno

Cataluña: letal incertidumbre

2017-1934, regreso a una Cataluña en blanco y negro

Generalitat de Cataluña, posibles dolo e indicios de criminalidad

“No guanyen ni fent trampes”

Mortadelo y Puigdemont: de la historia a la historieta

La gran fuga catalana (actualizada)

Puigdemont, derrotado

Es la revolución, estúpido