“Extremadura 2050”, CAPÍTULO II, Extremadura en los cambios de mundo y los nuevos espacios de poder

180

Capítulo 2º de una obra imprescindible para ciudadanos, universitarios, profesores, investigadores, emprendedores, empresarios, gestores del  territorio, demógrafos, economistas, expertos en prospectiva, dirigentes políticos, sindicales y patronales, responsables institucionales, diplomáticos, expertos en redes, estrategas globales, consultores, periodistas, expertos en nuevas tecnologías y en big data…, que iremos publicando semanalmente. Su autor, Juan Carlos Casco Casco, colaborador de este periódico, es un reputado especialista en la materia.

II.1. UN MOMENTO HISTÓRICO EN EL QUE NUESTROS MUNDOS ESTÁN EN AGITACIÓN

Juan Carlos Casco Casco.
Juan Carlos Casco Casco.

Vivimos un momento de enormes transformaciones que van a afectar al futuro de Extremadura. Hoy los mundos nacen y mueren en pocos años, en ocasiones en meses o semanas, sus ciclos de vida son cada vez más cortos.

Percibimos como los mundos de los que formamos parte no son estables, se están moviendo, creciendo, disminuyendo y en ocasiones desapareciendo.

En poco tiempo estamos asistiendo al nacimiento de mundos y a la desaparición de otros. Nuestro pasado reciente caracterizado por una economía agraria se vio impactado por la entrada en la UE, un cambio brusco que alteró nuestras actividades y formas de vida (trabajo, costumbres, relaciones…).

Cuando comenzaron a caer los precios de los productos agrarios, de la leche y los terneros, muchos productores pensaron que era algo pasajero y aguantaron hasta el límite de la supervivencia con la esperanza de que su mundo retornaría, otros emigraron y otros cambiaron de vida. Pese a las quejas, desazones y protestas, ese mundo no volvió.

A nuestros padres y abuelos que habían vivido durante generaciones de esas actividades, nada les hacía presagiar que su mundo iba a morir, aunque los síntomas de la crisis enviaban señales, preferían pensar que se trataba de algo pasajero, pero a medida que pasaba el tiempo cayeron en el abatimiento de la resignación.

Hoy los mundos nacen y mueren en pocos años, en ocasiones en meses o semanas, sus ciclos de vida son cada vez más cortos. Y ésta es una tendencia imparable que va a continuar.

No podemos esperar que las instituciones vayan a darnos respuesta a las adaptaciones necesarias para enfrentar el cambio, tenemos que ser activos y comprometidos en la búsqueda de respuestas.

II.2. AFECTACIÓN GLOBAL DE LOS CAMBIOS DE MUNDO: ESTADOS DE ÁNIMO, PODER E INNOVACIÓN

Ante el cambio de mundos, dos son los estados de ánimo resultantes y contrapuestos que ocurren a las comunidades: no veo posibilidades para mí y veo posibilidades para mí; ese es el gran caballo de batalla con el que tenemos que lidiar desde Extremadura. ¿Cómo somos capaces de generar un espacio emocional expansivo para hacer frente a las nuevas realidades?

Los cambios radicales están afectando a la relaciones de poder a escala global, desaparecen espacios de poder y aparecen otros nuevos asociados a los mundos que nacen esperando ser habitados; espacios que necesitamos explorar permanentemente para hacernos cargo de ellos, colonizar y empoderar.

La innovación pasa a ser el rasgo fundamental de la vida y el trabajo, la práctica necesaria para transformar los viejos mundos y hacer el tránsito y desenvolvernos en los nuevos.

Vivir se ha transformado en algo complejo pero emocionante, cada día nos exige permanecer más atentos, mirar el todo, tener perspectiva, desarrollar sentido y criterio, otear horizontes, husmear, probar cosas nuevas, hacernos presentes en las conversaciones donde se están inventando los mundos, mantener una relación permanente con otros países y culturas, crear equipos interdisciplinares, abrir nuestra universidad, vivir en otros lugares, conocer lo que se hace en otros países.

Una actitud mucho más abierta, activa y comprometida que el rol que hemos venido jugando en los últimos siglos.

II.3. UN CAMBIO DE ESTRATEGIA REGIONAL ANTE LOS CAMBIOS DE MUNDO

Vemos como los mundos vienen y van.

Los que son sensibles al cambio de mundo y comienzan a leer el futuro en clave de posibilidades, cambian con el cambio y se transforman, mientras que otros aguantan a duras penas y otros desaparecen. Todo ello está condicionado por la afectación emocional (veo posibilidades), estrategia de poder (decido protagonizar) y apertura a la innovación (disposición a cambiar).

Extremadura tiene la oportunidad para elegir su estrategia ante el cambio ¿elegirá la reformista y disruptiva u optará por la continuista?

El mundo rural tradicional es un mundo en extinción tal y como lo recordamos, igual que el mundo de la Era industrial está superado por la Cuarta Revolución Industrial. El mundo rural que conocimos, en su esencia ha desaparecido (aunque sigan existiendo unos pocos agricultores, ganaderos y algunas actividades tradicionales con carácter marginal). Pese a la existencia de nostálgicos que quieran conservarlo como hace un siglo, resistentes que niegan la nueva realidad, responsables institucionales que no entienden lo que ocurre y tratan de salvarlo aplicando las mismas recetas que lo sostenían hace un siglo. Frente a ellos hay otras personas que ya han entendido que el mundo rural como lo conocieron ha desaparecido, percibiendo como en su lugar se abre otro con nuevas reglas y posibilidades a las que buscan acomodarse y tratar de sacar partido; mientras otros simplemente saltan a otro mundo.

II.4. OTROS EJEMPLOS DE CAMBIOS DE MUNDO PARA INSPIRAR EL FUTURO DE EXTREMADURA

En los inicios de la Era industrial, en algunos lugares como Inglaterra, los obreros se rebelaron contra las máquinas (luditas) porque interpretaban que la tecnología terminarían con su trabajo. Los menonitas, en pleno siglo XXI se niegan a abandonar el mundo del siglo XVI y han decido vivir con la tecnología y las costumbres de esa época. Los yanomamis prefieren vivir en el mundo del Paleolítico.

En el siglo XIX el jefe de la tribu Crow fue más inteligente. Ante la llegada del hombre blanco a Norteamérica y la observación de la desaparición de su mundo que estaba unido a la caza del búfalo, optó por no oponerse al cambio y aliarse con el invasor, cuyo mundo era de una superioridad militar aplastante y de esta manera salvar a las futuras generaciones.

Todas las personas y comunidades humanas tienen derecho a vivir en los mundos que deseen sin perjudicar al resto, es un acto libérrimo, de hecho existen muchos casos de reliquias fósiles de mundos muertos, como las que acabamos de citar, y también millones de personas y organizaciones en shock entre los escombros de los mundos que un día fueron su cobijo.

Si observas a tu alrededor, muchos mundos como las organizaciones tradicionales, instituciones, partidos políticos, universidades, sindicatos, patronales…; muestran síntomas claros de agotamiento, los mismos que sufrieron las extintas organizaciones de otras épocas históricas en los estertores de su declinar. Lo mismo que ocurrió con el mundo de la fotografía analógica, las máquinas de escribir e igual que muchas profesiones y actividades se están comenzando a tambalear (el de los médicos, abogados, arquitectos…).

Todas estas lecciones de la historia nos han de servir para tomar una postura desde Extremadura en el mundo.

II.5. UN CAMBIO DE MUNDO TRAE UN CAMBIO DE PRÁCTICAS Y DE CULTURA. LOS CAMBIOS DE PRÁCTICAS TRAEN CAMBIOS DE MUNDOS

Todo mundo tiene un sentido común, unas relaciones, unos prejuicios, unos esquemas de pensamiento, un paradigma. Para pasar de habitar un mundo a otro debemos destruir los viejos esquemas e instalar otros nuevos en un proceso permanente de desaprender y volver a aprender.

En un mundo nuevo no podemos movernos con los mapas mentales del mundo viejo, necesitamos cambiar el ser que somos, nuestras prácticas culturales; un proceso de desarmarnos por dentro y volvernos a armar.

A muchas comunidades se nos acaba el mundo pero no nos damos cuenta, no tenemos perspectiva histórica ni apertura mental para observarlo, aunque en el ambiente haya síntomas claros del declinar. Vivimos desazonados (en ocasiones en falsas zonas de confort) porque nuestros mundos desaparecen, a la espera de que el gobierno, la divina providencia o un golpe de suerte lo restaure.

"Extremadura 2050"Tiempo perdido, eso no ocurrirá, estamos conminados a ser artífices de nuestro futuro.

Todos somos testigos de como se están transformando nuestros entornos a medida que cambian nuestros hábitos y actividades (relaciones, ocio, desplazamientos, artefactos, tecnología…), y como fruto de esos cambios, devienen nuevos seres humanos.

El progreso y la modernidad traen problemas y oportunidades, lo moderno no es necesariamente lo mejor, viene acompañado de cosas buenas y cosas que no nos gustan tanto, pero es la realidad con la que tenemos que lidiar; las grandes olas no podemos pararlas con nuestro cuerpo, es más inteligente “surfearlas” que agotarnos en impedir su progreso. La cuestión está en cuál es la postura que vamos a adoptar desde Extremadura.

II.6. LOS CAMBIOS DE MUNDO TRAEN CAMBIOS DE PODER

Los cambios de mundo traen otro mundo que ocupa su lugar, y en ese movimiento se producen cambios de poder. Un poder que declina y otro nuevo poder que nace fruto de la venida del nuevo mundo, generando oportunidades para que Extremadura se pueda hacer presente en esos espacios.

Para ello es necesario adoptar un nuevo espíritu favorable a la creación, la innovación, el emprendimiento y el liderazgo; para pasar del rol de espectadores a actores.

Extremadura entra en una época dorada para crear, colonizar y hacerse significativa en la dinámica de nuevos mundos.

El emprendimiento y el liderazgo están en descubrir los mundos que mueren y hacerse cargo de los que nacen o inventar otros nuevos; tomando desde Extremadura como propias las preocupaciones de la gente, el futuro de las nuevas generaciones y los desafíos globales.

II.7. NUEVOS MUNDOS E INNOVACIÓN

Los mundos viejos no mueren completamente, parte de ellos se trasmiten a los nuevos, transfieren parte de su ADN. Así la innovación que nace está conectada con una tradición antigua (algo viejo a lo que se agrega una cosa nueva). Por eso es tan importante entender y hacerse presente en el fluir de los mundos.

La innovación consiste en tomar algo que ya existe y ponerle algo nuevo. Cualquier innovación tiene una parte de antiguo y otra de nuevo. Por ejemplo, el smartphone tiene un teléfono (antiguo), más internet, correo electrónico, radio, televisión (nuevo). El automóvil toma como base el coche de caballos (viejo) sobre una máquina de vapor (nuevo).

La cuestión está en descubrir las cosas auténticas que tiene Extremadura para incorporar las innovaciones radicales que están surgiendo, generando así productos y servicios de alto valor.

Para desempeñarnos en el cambio de mundos necesitamos incorporar la innovación como hábito en la región. Para que las prácticas de innovación nos funcionen y podamos vivir de ellas, tenemos que aprender a armar cosas que tengan una parte antigua y estén en la tradición y prácticas nuevas de la gente, y agregar algo nuevo.Algo nuevo, completamente nuevo, no funciona porque aunque sea ocurrente no forma parte de los usos y costumbres de la comunidad, so pena que desarrollemos grandes proyectos que cambien las prácticas de nuestros clientes, y eso requiere un esfuerzo mayor.

II.8. QUINCE PRÁCTICAS PARA OBSERVAR LOS MUNDOS E INNOVAR COMO CIUDADANO DE EXTREMADURA

Reconoce 5 o 6 grandes mundos en los que Extremadura puede tener un papel relevante y aportar cosas importantes (por ejemplo: mundo oriental, mundo latino, mundo urbano, mundo de internet…).

Reconoce 1 o 2 mundos más pequeños a los que perteneces (por ejemplo: profesión médica, trabajo de dirección, asociación…).

Reconoce tu mundo personal 1 o 2 características personales que te definen como ser (por ejemplo: mi vocación es dirigir un equipo, me apasionan las nuevas tecnologías…).

En función de quien eres, ¿En quién te gustaría convertirte? ¿Qué oferta podrías ser para esos mundos a los que perteneces? (Por ejemplo: convertir a mi organización en referente para mi país, podría introducir una mejora en los procesos de producción…).

Identifica 1 o 2 mundos que están en crisis (por ejemplo: el mundo rural, el mundo de la educación…).

Identifica 1 mundo nuevo o que está naciendo (por ejemplo: el mundo de las naves no tripuladas, el mundo de la impresión 3D…).

En función de tu rareza y personalidad, identifica 1 mundo al que podrías realizar aportes (por ejemplo: podría aportar nuevas prácticas de trabajo a mi equipo o al mundo de mi profesión…).

En función de los cambios en los mundos a los que perteneces ¿cómo afectan esos cambios de mundo a tu vida o profesión? (Por ejemplo: percibo que esos cambios van a terminar con mi empleo…).

¿Qué te impide dar un salto del mundo viejo al mundo nuevo? (Por ejemplo: tengo vértigo a cambiar…).

Mirando al futuro ¿qué consecuencias puede traerte el no cambiar? ¿Qué consecuencias puede traerte el cambiar? (Por ejemplo: si no cambio, preveo que mi trabajo desaparecerá y quedaré en paro… si cambio, lo pasaré mal al principio pero puedo triunfar…).

¿Con qué otras personas podrías crear o desarrollarte en un nuevo mundo? Solo no puedes (por ejemplo: personas de mi equipo, socios, aliados…).

¿Qué espacio de poder te gustaría alcanzar en el nuevo mundo? (Por ejemplo: liderar a las organizaciones de mi sector…).

¿Qué innovación significativa puedes hacer en tu mundo? (Por ejemplo: voy a producir videolibros en un formato completamente nuevo de los existentes en el mercado…).

Define qué parte vieja tiene tu innovación y en qué prácticas de la gente se sustenta (por ejemplo: hay muchas personas que leen libros…).

Define qué parte nueva vas a poner a esa cosa que ya existe (por ejemplo: el libro se desarrolla en formato de vídeo…).

Podríamos hacer un ejercicio para construir nuestro futuro desde los parámetros tradicionales de las actividades, el trabajo y el empleo, pero ese mundo no va a volver. Es más productivo y excitante mirar las tendencias y trabajar para crear posibilidades.

Todo esto nos exige una tarea diaria para asomarnos y escrutar los mundos que están desapareciendo y apareciendo, conocer sus evoluciones para cotejar sus escenarios de futuro y alterar su discurrir, valorar las posibilidades para permanecer en un mundo, saltar a otro o inventar con otros uno nuevo.

La desazón y el sentimiento “mi mundo se ha muerto” es uno de los más extendidos, provocando resignación, tristeza y cierre de posibilidades. Una especie de quejido universal (personal y organizacional) en un momento histórico como el actual donde no corresponde este sentimiento, ya que nunca en la historia de la Humanidad una generación y un territorio como Extremadura tuvo tantos recursos a su alcance para transformar su mundo e inventar otros nuevos.

(PRÓXIMAMENTE: CAPÍTULO III. El papel Extremadura en los grandes mundos emergentes).

(Juan Carlos Casco Casco es un experto y consultor en Educación y Emprendimiento de prestigio internacional y actividad en España y en diferentes partes del mundo).

SOBRE EL AUTOR

Juan Carlos Casco se incorpora al equipo

Emprendedorex

CAPÍTULOS PUBLICADOS

PRÓLOGO: Manual de instrucciones para territorios en progreso

CAP. 1º: “Extremadura 2050″, CAPÍTULO I, Historia del pasado de Extremadura. ¿Qué es Extremadura?